Las licencias para motos y bicis de uso compartido, medida para una movilidad más sostenible y segura

Durante el primer trimestre del 2020 se otorgarán un total de 3.975 licencias para bicicletas y 6.958 para motos, con un máximo por empresa o persona de 1.325 y 2.319 vehículos, respectivamente. La licencia para los vehículos será obligatoria e intransferible, costará 71,51 euros por vehículo al año y durará tres años, prorrogables a un año más.

30/12/2019 14:00 h

Irene González

En principio, el otorgamiento de licencias se debía efectuar a finales del 2019, pero se amplió el plazo de presentación de documentación y enmiendas, ya que en un número elevado de los casos se tuvieron que realizar requerimientos a las empresas solicitantes porque no habían presentado toda la documentación que se les pedía.

Para poder obtener y mantener las licencias, los titulares tienen que cumplir los requisitos siguientes:

  • Respetar la normativa vigente en materia de seguridad vial, circulación, estacionamiento y empleo de la vía pública.
  • Disponer de los seguros de responsabilidad civil.
  • No enajenar, ceder o transmitir las licencias otorgadas.
  • Diferentes empresas de un mismo grupo no pueden participar en el proceso de adjudicación.
  • Constituir una garantía para asegurar el buen cumplimiento de las condiciones de la licencia.
  • Reubicar correctamente, en 24 horas, los vehículos que incumplan el estacionamiento.
  • Garantizar el aparcamiento de bicicletas exclusivamente en los espacios previstos de acuerdo con la normativa vigente.
  • No concentrar más del 50 % de la flota de cada operador en la zona del centro más de dos horas consecutivas.

Sanciones en caso de infracción

En caso de incumplir las condiciones de uso del espacio público, se impondrán sanciones de 450,76 euros. Además, el Ayuntamiento también podrá:

  • Decomisar vehículos si se utilizan una vez extinguida su licencia.
  • Revocar la licencia si no se hace uso del vehículo durante un periodo superior a veinte días.
  • Revocar la licencia si el interés público lo justifica.

Ordenar el espacio público y proteger a los peatones

La movilidad compartida ayuda a preservar y proteger el espacio público de la ciudad, a promover una movilidad más sostenible, a combatir la contaminación, a fomentar el uso de la bicicleta y el transporte público y a impulsar el vehículo eléctrico.

Etiquetas asociadas a la noticia