Las políticas de vivienda del IMHAB contra la especulación quedan finalistas de los European Responsible Housing Awards

16/04/2019 11:50 h

Ajuntament de Barcelona

Las políticas de vivienda que desarrolla el Instituto Municipal de Vivienda de Barcelona (IMHAB, por su denominación en catalán) en el territorio para luchar contra la especulación han quedado finalistas de los European Responsible Housing Awards, que promueve la Unión Europea. La acción municipal en materia de vivienda ha quedado finalista en la categoría de financiación justa para la sostenibilidad de la vivienda de estos premios europeos.

Los European Responsible Housing Awards quieren reconocer las ideas ejemplares e innovadoras en el ámbito de la vivienda, así como las buenas prácticas que ya se llevan a cabo en el territorio, como es el caso de las políticas que promueve el IMHAB.

Los premios nacieron en el 2014 como una iniciativa financiada por la UE centrada en la responsabilidad social corporativa en el sector de la vivienda social y asequible. Con el tiempo se han convertido en una oportunidad única para los proveedores de viviendas públicas, sociales y cooperativas de participar en una competición a nivel europeo que permite mostrar casos de éxito, innovaciones y buenas prácticas. Los premios se dividen en cinco categorías.

Los European Responsible Housing Awards entienden la vivienda como un elemento fundamental en la configuración de un futuro cambiante, que estará marcado por grandes retos, como las tendencias demográficas, el aumento de la desigualdad y el populismo o el cambio climático. Por ello, el concurso quiere promover la innovación en este campo.

En la edición del 2019, los premios han recibido un número récord de proyectos, un total de 86, procedentes de 16 países. Para conocer el nombre del proyecto ganador de los premios habrá que esperar hasta el 6 de junio.

Políticas para defender el derecho a la vivienda

Entre los finalistas de la edición de este año destaca el reconocimiento a las políticas de vivienda antiespeculación basadas en el lugar que desarrolla el IMHAB en el marco del Plan para el derecho a la vivienda 2016-2025. Entre las medidas impulsadas se incluye la adquisición selectiva de viviendas privadas o la movilización de viviendas asequibles a través de acuerdos bilaterales con propietarios privados.

El Plan por el derecho a la vivienda define las propuestas y los compromisos municipales en política de vivienda para el periodo 2016-2025 y recoge las medidas aprobadas por el Ayuntamiento con el fin de defender este derecho en la ciudad. El plan aborda la defensa del derecho a la vivienda desde una perspectiva del bien común y prevé el despliegue de una serie de medidas para hacerlo efectivo.

Las medidas aplicadas en el marco del Plan para el derecho a la vivienda se han organizado en torno a cuatro ejes de actuación: prevención y atención de la emergencia habitacional y la exclusión residencial con medidas para ayudar a las personas que no pueden pagar su vivienda; garantía del buen uso de las viviendas disponibles mediante la búsqueda de soluciones para que los inmuebles tengan un uso social (consiguiendo la cesión de los que están vacíos, ejerciendo el derecho de tanteo y retracta…); ampliación del parque de vivienda asequible impulsando la construcción de nuevas promociones públicas, e impulso a la mejora y la rehabilitación de las viviendas con medidas que protejan a las personas arrendatarias y combatan los procesos de gentrificación.

Viviendas cooperativas y pisos para personas mayores, entre los finalistas

Por otro lado, entre los proyectos de vivienda de Barcelona que han quedado finalistas en los European Responsible Housing Awards también está el de La Borda y la promoción de pisos para personas mayores de Ravetllat Arquitectura.

La Borda es una promoción de 28 viviendas cooperativas sin ánimo de lucro que la cooperativa La Borda SCCL ha desarrollado a lo largo de seis años, contando desde el primer día con la colaboración en todo el proceso de los usuarios.

Las viviendas se han construido en un solar municipal cedido por el Ayuntamiento de Barcelona. La promoción ha contribuido a incrementar el parque de vivienda asequible de la ciudad con un modelo pionero de vivienda cooperativa. Esta fue la primera experiencia de covivienda impulsada en la ciudad, junto con la promoción de la calle de la Princesa.

Las viviendas de La Borda destacan, por un lado, porque se ha redefinido el programa de vivienda colectiva, con más espacios comunitarios que una vivienda convencional. Por otro lado, por su sostenibilidad y calidad ambiental, con un bajo impacto ambiental en la construcción que se ha conseguido con el uso de materiales como la madera estructural y la incorporación de estrategias pasivas.

En cuanto a la promoción de pisos para la gente mayor de Ravetllat Arquitectura, se trata de 44 viviendas de alquiler en Sant Gervasi. Las viviendas cuentan con servicios adaptados a las necesidades de movilidad y accesibilidad de las personas mayores y comprenden medidas de control de la energía para facilitar el uso y el mantenimiento del edificio con un impacto ecológico mínimo.

Etiquetas asociadas a la noticia