Las presuntas irregularidades en la gestión del IMI, trasladadas a la Oficina Antifraude

25/10/2016 20:46 h

Ajuntament de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona ha trasladado a la Oficina Antifraude de Cataluña la investigación de las presuntas irregularidades graves detectadas en la gestión del Instituto Municipal de Informática (IMI) durante los años 2014 y 2015. La Oficina Antifraude de Cataluña ha requerido documentación para revisar, entre otros, los gastos sin apoyo ni procedimiento contractual detectados por valor de 1,4 millones de euros y que respondían a acuerdos verbales.

El Gobierno municipal ha informado de que los trabajos de auditoría interna que estaba llevando a cabo el Ayuntamiento para analizar la gestión económica del Instituto Municipal de Informática, correspondientes a los ejercicios de los dos últimos años, se trasladan a la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC).

Esta acción se ejecuta después de que la OAC pidiera a la alcaldesa, el 23 de septiembre, información y documentación en relación con procedimientos utilizados por el IMI, en el marco de una investigación que tiene abierta la oficina sobre la gestión económica financiera de los dos últimos ejercicios del anterior Gobierno. Por este motivo, el Ayuntamiento ha trasladado toda la información recopilada y ha expresado, por escrito, su voluntad de colaborar con la OAC.

La Oficina por la Transparencia y las Buenas Prácticas estaba ultimando la auditoría a raíz de un primer informe de los servicios técnicos del IMI, relativo a la existencia de una serie de facturas pendientes de pago por valor de 1,4 millones de euros y que correspondían a acuerdos verbales, se encargó a la Oficina por la Transparencia y las Buenas Prácticas analizar los procedimientos utilizados por el anterior Gobierno, detectar posibles irregularidades y descubrir posibles responsabilidades.