Liderazgo público por unos servicios funerarios más competitivos

La Jornada Servicios Funerarios Municipales “Garantía de competencia y calidad” ha presentado las ventajas para la ciudadanía de la creación de una funeraria pública municipal. Después de la aprobación de las nuevas Ordenanzas de Servicios Funerarios y de Cementerios, el siguiente paso es constituir el nuevo servicio municipal, que empezaría a operar durante el segundo semestre del 2019 y permitiría reducir los precios en un 35 %.

04/04/2017 18:31 h

Ajuntament de Barcelona

El concejal de Presidencia, Agua y Energía, Eloi Badia, ha confirmado durante su intervención en la jornada que la creación de la funeraria pública municipal es la mejor opción para universalizar el acceso a los servicios funerarios, ya que incide en el sector y estimula la competencia. Según Badia: «La entrada en el sector es un elemento más que ayudará a hacer bajar los precios y a ofrecer un servicio de referencia a la ciudad.»

En las próximas semanas se darán los pasos que deben permitir crear la nueva empresa pública, que tendría que entrar en funcionamiento durante el segundo semestre del 2019. Se trata de un paso más en el liderazgo público de los servicios esenciales de la ciudad, y que viene precedido por la congelación de la tasa de los cementerios y de las nuevas Ordenanzas de Servicios Funerarios y de Cementerios, aprobadas recientemente.

La privatización de los servicios funerarios que se llevó a cabo en el 2010 no ha tenido los efectos deseados y ha generado una situación prácticamente de monopolio, con una escalada de los precios de los servicios hasta una media de 7.000 euros por servicio, muy por encima de otras ciudades.

Para corregir esta realidad, la empresa pública tendrá un precio medio de 3.800 euros y ofrecerá tres tarifas: básica (2.384 euros), media (3.475 euros) y alta (4.709 euros), aunque se trabajará de manera que el servicio más económico sea el más demandado. Según el concejal de Presidencia, Eloi Badia: «Aunque el modelo de negocio se asentara en el precio básico, económicamente el proyecto sería viable.»

El proyecto prevé la construcción de un tanatorio y seis salas de velatorio, suficientes para dar el servicio necesario e incluso para poder alquilar estos espacios a terceros, con el fin de fomentar la entrada de nuevos operadores. La funeraria pública municipal, todavía sin nombre ni ubicación definidos, tendrá 21 trabajadores contratados.

Los resultados de dos informes avalan tanto económicamente como socialmente la creación de la funeraria municipal. Uno de los estudios, basado en una encuesta realizada a más de 350 personas, destaca que el 95 % estaría de acuerdo o muy de acuerdo con que la ciudad dispusiera de una funeraria pública. Además, concluye que la percepción generalizada es que los servicios funerarios en Barcelona son de gran calidad, pero que hay un problema con el precio.

Más Información