Alumnos de la Escuela Massana llenan de arte jardines y patios del Eixample

07/06/2014 10:00 h

Joan Angel Frigola Berbel

Una iniciativa del distrito del Eixample, el Instituto Municipal de Educación y la Escuela Massana llevan obras de arte a varios interiores de isla y patios escolares abiertos.

Vídeo ‘Massaneros pintan Barcelona’

Un grupo de alumnos de la Escuela Massana están en un patio del centro terminando un mural cerámico cuyo dibujo está inspirado en el friso que el pintor y ceramista Xavier Nogués diseñó para la fachada de la bodega cooperativa del Pinell de Brai. Este mural se instalará próximamente en los Jardines de Cèsar Martinell, el interior de isla que recibe el nombre del arquitecto autor de muchas de las bodegas cooperativas modernistas que hay en la geografía catalana. Este proyecto forma parte de una iniciativa del distrito del Eixample, el Instituto Municipal de Educación y la Escuela Massana que tiene el objetivo de acercar el arte a la ciudadanía a través de los interiores de isla y de los patios abiertos del distrito del Eixample.

Gerard Ardanuy, concejal de Educación y Universidades y del distrito del Eixample, explica que la idea es “llevar la intervención artística al espacio público, trasladando el talento de jóvenes artistas a la calle y, concretamente, a espacios de uso inesivo como los interiores de isla y, por otra parte, poner el arte en contacto con el ámbito educativo con la colaboración de alumnos y maestros de educación primaria y de artes aplicadas de la Escuela Massana”.

Una de las obras que ya se pueden contemplar está en los Jardines de Clotilde Cerdà, un interior de isla situado entre las calles Cerdeña y Marina, junto a la calle de Consejo de Ciento. Se trata de un mosaico con cerámica vitrificada de 106 m2. El motivo escogido es el retrato. Los trabajos de los alumnos, que tienen en cuenta conceptos como la interculturalidad, la edad o el género, se convirtieron en dibujos pixelados y traspasados a la pared con piezas cerámicas de pequeño formato.

La obra que adornará los Jardines de Ermessenda de Carcasona está siendo terminada y consiste en un estuco esgrafiado en la pared. La superficie es de unos 66 m2 y las imágenes escogidas en este caso son motivos vegetales, como árboles y hojas, elementos característicos de los esgrafiados modernistas.

La directora de la Escuela Massana, Gemma Amat, explica que este proyecto “es una oportunidad magnífica para hacer reales proyectos de dentro del aula y contribuir al patrimonio cultural que tiene el Eixample, que son las técnicas tradicionales vinculadas a los oficios del modernismo, pero con una mirada contemporánea”.

El patio de la Escuela Carlit, uno de los que forman parte de la red de patios escolares abiertos al barrio, es el primero en contar con una obra de estas características. En este caso, el proyecto se llevó a cabo en 2013 y contó con la participación de los chicos y chicas de segundo ciclo de educación primaria que colaboraron con los de la Escuela Massana. Los alumnos de la Escuela Carlit propusieron una palabra, un idioma y un país, y los jóvenes artistas de La Massana lo traducían a una imagen gráfica, que es la que se transfirió al muro. Dos centros más están trabajando en la obra que tiene que decorar una pared de su patio. En ambos casos se propone ilustrar un poema. Son la Escuela Mallorca, que trabaja “Vistas al mar” de Joan Maragall, y el Instituto Fort Pius, que lo hace con “A una amada” de Safo de Lesbos.