Nueva regulación comercial en el Paral·lel y en Gran de Sant Andreu

Els plans d'usos del Paral·lel i de Gran de Sant Andreu es revisaran per ordenar les activitats que es desenvolupen als dos eixos comercials. A l'avinguda del Paral·lel s'uniformarà la normativa per a tot el traçat del carrer. Al carrer Gran de Sant Andreu es protegiran les botigues del barri d'altres activitats que podrien afectar els objectius de la remodelació urbanística prevista per pacificar la via. Per fer-ho, s'ha suspès l'atorgament de noves llicències fins que no s'acabi la redacció dels plans.

30/12/2017 09:56h

Redacció

El Plan especial de establecimientos de concurrencia pública, hostelería y otras actividades, más conocido como plan de usos, sirve para regular y delimitar las actividades comerciales, económicas y culturales que se pueden desarrollar en una zona determinada de la ciudad.

El objetivo de la nueva normativa de la avenida del Paral·lel y la calle Gran de Sant Andreu será preservar el comercio de proximidad, proteger la convivencia ciudadana y el interés de los vecinos y las vecinas, y garantizar el equilibrio de usos entre los diferentes establecimientos y actividades que se desarrollan.

Identidad de los ejes comerciales

En cuanto al Paral·lel, la revisión de la normativa tratará con una visión de conjunto toda la avenida y uniformarà la regulación en todos los tramos, actualmente desigual porque confluyen el plan de usos de Ciutat Vella, el del Poble-sec y la suspensión de licencias en el ámbito de Sant Antoni. También se abrirá un debate con el vecindario y las entidades para revitalizar la avenida con actuaciones para potenciar el uso del espacio público, consolidar el Paral·lel como eje cultural y dinamizar la actividad socioeconómica.

En el caso de la calle Gran de Sant Andreu, la prioridad es proteger la continuidad de las tiendas locales y evitar la implantación de establecimientos que contradigan los objetivos de la remodelación urbanística que se realizará durante este año. Una reforma que pacificará la vía con más espacio para los peatones y más zonas verdes, y que pretende reforzar, precisamente, el eje comercial local y la convivencia del vecindario.

Para poder elaborar los nuevos planes de usos, el Gobierno municipal ha suspendido durante un año el otorgamiento de nuevas licencias de actividades de concurrencia pública en las dos vías, con la excepción de las que se encontraban ya en tramitación antes de la suspensión.