Para poner fin a la violencia machista, di lo que piensas

Con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, se presenta una medida de gobierno con cerca de un centenar de acciones para seguir construyendo un presente feminista. Con el lema “Di lo que piensas”, la nueva campaña “El presente es feminista” hace un llamamiento para romper los silencios que perpetúan la violencia machista.

18/11/2019 18:27 h

Ajuntament de Barcelona

La nueva medida de gobierno “Hacia una Barcelona libre de violencias machistas 2019-2023” recoge un programa extenso dividido en cuatro grandes objetivos y cerca de cien acciones concretas. Este nuevo plan da continuidad a un modelo referente en el abordaje de la violencia machista en la ciudad, con medidas innovadoras y valientes como la internalización de los servicios de atención, la ampliación de los equipos profesionales, la duplicación de las plazas de acogida para mujeres y niños o la aplicación del protocolo “No callamos” en el ocio nocturno. Además, durante los últimos cuatro años se ha incrementado el presupuesto destinado a luchar contra la violencia machista en un 163 %, hasta los 12,3 millones de euros actuales.

Cuatro grandes retos para erradicar la violencia machista

La hoja de ruta se divide en cuatro objetivos que señalan las líneas estratégicas más importantes:

  • Impulsar nuevas alianzas para ampliar la sensibilización y conseguir más implicación de la ciudadanía.
  • Crear sinergias con los sectores cultural, educativo y de la salud, entre otros, para abordar la violencia machista desde la raíz y transformar los imaginarios de sexo y de género hacia modelos libres, respetuosos y diversos.
  • Mejorar la coordinación y los servicios de atención a la violencia machista.
  • Definir un modelo integral de abordaje de la violencia sexual de manera conjunta entre los servicios municipales, las entidades y las administraciones públicas que responda a la amplitud de las formas de violencia machista y que dé una respuesta empoderadora y no victimizadora.

Cerca de un centenar de acciones específicas

A partir de los objetivos planteados, la medida se despliega en cerca de cien acciones en diferentes ámbitos, como el transporte público, la educación, el comercio o los servicios municipales. Estas son algunas:

  • Protocolo de abordaje de la violencia machista en el transporte público: el 42 % de las mujeres que hacen un uso intensivo del transporte público han sufrido tocamientos sexuales en este espacio. El objetivo del nuevo protocolo es establecer un circuito de prevención, detección, intervención y comunicación de agresiones y acosos sexuales de manera conjunta con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).
  • Ampliación del programa piloto de paradas a demanda del bus nocturno, en colaboración con la Agencia Metropolitana del Transporte (AMB).
  • Nuevo servicio específico de atención telefónica las 24 horas para ofrecer una primera atención en casos de violencia sexual.
  • Impulso a la colaboración con el sector comercial para visibilizar la lucha contra la violencia machista y promover la igualdad, en la línea de las iniciativas comerciales de la Creu Coberta y el Born que se han desarrollado en los últimos años.
  • Ampliación del protocolo “No callamos”, al que ya se han adherido 36 espacios de ocio nocturno de toda la ciudad.
  • Extensión de la cobertura de los estands antimachistas con puntos móviles que se puedan instalar en diferentes lugares de la ciudad.
  • Refuerzo de las actuaciones para promover la educación sexual y afectiva en las escuelas, las familias y las personas mayores.
  • Actuaciones específicas en el ámbito laboral, especialmente de los sectores más vulnerables como el de la limpieza y el trabajo doméstico y de los cuidados.
  • Mejora de la coordinación del Circuito Barcelona contra la Violencia Machista, donde se integran todos los servicios municipales específicos: los puntos de información y atención a las mujeres (PIAM), el Servicio de Atención, Recuperación y Acogida (SARA), las plazas de acogida por violencia machista, el Servicio de Atención a Hombres (SAH) y la Unidad Municipal contra el Tráfico de Seres humanos (UTEH), entre otros.
  • Nuevo programa piloto sobre violencias de género a través del móvil y las redes sociales, especialmente dirigido a la población más joven.

El presente es feminista

Como cada año el Ayuntamiento se añade al Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres con una campaña de comunicación que tiene como objetivo tomar partido en contra de todas las formas de violencia machista. Durante los últimos años, el mensaje de la campaña del 25N ha evolucionado: en las primeras campañas, el mensaje clave y central quería visibilizar la violencia machista contra las mujeres y rechazarla de manera contundente. Las campañas “Rebutja” (Rechaza) (2015), “Ni mitja” (Ni media) (2016) y “No et giris d’esquena” (No le des la espalda) (2017) buscaban el compromiso del conjunto de los actores de la ciudad señalando que el problema de la violencia machista era un tema de ciudad, de todos y todas.

En el 2018, con la campaña “El futuro no es machista”, se avanzó hacia una visión de futuro, interpelando a los chicos y a la gente joven a través de un mensaje que invitaba a no callar ante la violencia y señalaba que las relaciones tienen que ser siempre libres y respetuosas, ya que, en el futuro, la violencia no tiene lugar.

Este año, la campaña se centra en la Barcelona del presente, porque mucho antes del futuro, el presente ya es feminista. Por eso, el objetivo es recordar que vivimos en una ciudad combatiente, que lucha de manera conjunta, que se reinventa, que rechaza todas las formas de machismo y que se enfrenta a él. Con el lema “El presente es feminista”, la campaña quiere interpelar a los hombres y propone elementos que facilitan la reflexión sobre el rol activo que tienen y sobre la necesidad de construir nuevas masculinidades y de atreverse a romper las complicidades masculinas, que a menudo perpetúan una estructura de violencia. Por eso, la campaña invita a los hombres a romper el silencio y a decir lo que piensan ante la violencia machista y, sobre todo, a hacerlo e implicarse ya, en el presente, ahora.

La violencia machista, una lacra de dimensión epidémica

La ciudadanía es más consciente que nunca de las violencias machistas y, en la ciudad, los movimientos feministas y las políticas municipales luchan para poner fin al machismo y sensibilizar a la población. No obstante, los datos demuestran que la violencia machista sigue siendo un problema grave que hay que erradicar.

En Barcelona, el 57,7 % de las mujeres aseguran que han sufrido violencia machista a lo largo de su vida, según la última encuesta de violencia machista del año 2016. Además, una de cada tres mujeres ha sufrido hechos de violencia muy graves, como amenazas con represalias, llevarse a los hijos o las hijas sin permiso, recibir propuestas de mejoras a cambio de favores sexuales, ser víctimas de tocamientos con amenazas o violencia, violaciones, intentos de violación o agresiones físicas violentas. Y el 20 % de las mujeres de Barcelona han sufrido algún tipo de violencia sexual grave a lo largo de su vida.

Solo en el 2016, el 13,8 % de las barcelonesas sufrieron agresiones machistas, y en un 2,3 % de los casos fueron hechos muy graves, en concreto, un 1,1 % fue violencia sexual.

Dos de los servicios más importantes en la ciudad de atención y acompañamiento de víctimas de agresiones sexuales también alcanzaron durante el año 2018 las cifras más altas de los últimos años. El Hospital Clínic de Barcelona, el centro de referencia para este tipo de atenciones, registró 448 casos, y el Servicio de Atención, Recuperación y Acogida (SARA) abordó el tratamiento y acompañamiento psicológico y social posterior en 298 casos.

Más visibilidad, pero poca denuncia

Estas cifras hacen patente que el problema es cada vez más visible, pero que todavía hay que incidir mucho más en la lucha para combatir una situación que históricamente ha sido silenciada e infravalorada.

Y es que las encuestas y los estudios corroboran que el nivel de denuncia de las violencias sexuales es muy bajo. En el 2016 se registraron 1.342 delitos contra la libertad y la indemnidad sexual en toda Cataluña, según las cifras del Departamento de Interior, pero la encuesta de violencia machista del 2016 detectó que el 0,5 % de las mujeres habían sufrido, aquel mismo año, una violación en el Principado. Este porcentaje corresponde a unas 16.000 mujeres, muy lejos de los 1.342 delitos registrados por Interior.

El bajo porcentaje de denuncia evidencia que hay que sensibilizar mucho más al conjunto de la sociedad, reforzar la prevención y atender de manera integral a las mujeres que han sufrido este tipo de violencias.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas