Premio a la creatividad y la innovación para el Plan de usos de Ciutat Vella

La Comisión Europea otorga el Gran Premio a la Colaboración Innovadora S+T+ARTS 2019 al plan urbanístico que regula los usos en el distrito de Ciutat Vella, un galardón que reconoce las colaboraciones punteras entre la creatividad, la innovación, la tecnología y el arte que revierten en el tejido económico y social urbano.

27/05/2019 14:21 h

Ajuntament de Barcelona

El Plan de usos de Ciutat Vella se diseñó como un instrumento para luchar contra el monocultivo, equilibrar los usos del distrito y garantizar la salud y el descanso de los vecinos y las vecinas. La propuesta se basó en la conciliación de las actividades económicas con la función residencial del distrito, y fue fruto de la colaboración entre los equipos municipales del distrito y la Gerencia de Urbanismo, el estudio barcelonés 300.000 Km/s y la cooperativa Raons Públiques.

El Gran Premio a la Colaboración Innovadora reconoce la calidad del plan, que parte de una estrategia combinada de diagnóstico masivo de datos y participación ciudadana para desarrollar un proyecto que se ajuste a las necesidades de todos los agentes que conviven en la ciudad.

Los premios S+T+ARTS (Science, Technology and Arts) son una iniciativa de la Comisión Europea que se enmarca en el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 y que dispone de la colaboración de Ars Electronica, Bozar y Waag Society.

Diseño del Plan de usos de Ciutat Vella

La tecnología ha sido una herramienta clave para desarrollar un proyecto complejo, tanto por la idiosincrasia diversa del propio distrito como por el planteamiento colaborativo del proceso. El diagnóstico inicial de Ciutat Vella mostró la necesidad de regular los usos de los establecimientos públicos, comercios alimentarios y servicios turísticos y de ocio para hacerlos compatibles con la población residencial, densa y en algunos casos vulnerable, que vive en una frágil morfología urbana.

El proyecto se articuló en cuatro fases:

  • Investigación: Incluye la descripción del tejido urbano, la diagnosis del impacto de las actividades nocturnas en la salud del vecindario y de las tendencias turísticas, y sus efectos en el comercio local. Durante esta fase, el uso de tecnologías punteras (sensorización, aprendizaje automático o inteligencia artificial) ha sido vital para poder racionalizar la gestión de los datos.
  • Cocreación: El consenso que se consiguió con el plan de usos fue el resultado de un proceso participativo en el que se involucraron entidades locales, comerciantes y vecinos.
  • Propuesta: La simulación a partir de los datos recogidos a través de un software permitió desarrollar la propuesta del plan de usos según un modelo predictivo orientado a medir y anticipar los impactos urbanos, como la contaminación acústica o la vulnerabilidad social.
  • Aprobación: Más de un año después de la aprobación definitiva, el plan de usos se aplica en Ciutat Vella a través de un software específico, basado en parámetros reguladores, que garantiza la transparencia y la armonía entre el derecho a la ciudad y las actividades económicas del distrito.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas