Recuperemos la memoria democrática de Barcelona

11/02/2016 13:23 h

Anna Soler Horta

El nuevo Gobierno municipal y el comisionado de Programas de Memoria han presentado las líneas estratégicas sobre las que se trabajará en el ámbito de la memoria histórica y democrática de la ciudad. La prioridad es recuperar, mantener y difundir los fenómenos memoriales contemporáneos a través de las entidades de la ciudad y también de la ciudadanía, que es la historia viva de cada barrio.

Para hacerlo posible, se desplegarán una serie de políticas públicas de memoria de la ciudad con el objetivo de generar investigación y reflexión. Se quiere dar más representatividad al pasado democrático de la ciudad y visibilizar a los testigos, los colectivos y los movimientos que hasta ahora no se han tenido en cuenta, como por ejemplo las luchas obreras.

Con este objetivo hay que potenciar, con actividades y propuestas abiertas a todo el mundo, los equipamientos de la ciudad como el Museo de Historia de Barcelona, el Archivo Histórico de la Ciudad, el Monasterio de Pedralbes o el Castillo de Montjuïc.

Para destacar el carácter de memoria colectiva de uno de los símbolos históricos de la ciudad, El Born, se le cambia el nombre. Deja de ser El Born Centro Cultural y se convierte en El Born Centro de Cultura y Memoria. En este equipamiento se programarán una serie de exposiciones y proyectos relacionados con la memoria.

El comisionado de Programas de Memoria, Ricard Vinyes, ha destacado: “La memoria no es lo que hemos vivido, sino lo transmitido”, y ha añadido que para construir la imagen del pasado hay que garantizar que la ciudadanía participe en el proceso. Por su parte, el primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, ha remarcado: “La memoria histórica no es solo una cuestión museística, sino un derecho civil básico.”