Se constituye la junta de valoración de reconocimiento de personas represaliadas por el tardofranquismo

El comité de personas expertas tiene la misión de analizar y valorar las solicitudes que los vecinos y las vecinas de Barcelona presenten para obtener la declaración de persona represaliada durante el final de la dictadura, entre los años 1960 y 1978.

27/03/2019 14:38 h

Ajuntament de Barcelona

La junta de valoración está compuesta por seis miembros: dos del ámbito de la psicología clínica y de la salud, Anna Miñarro y Joan Pijuan Pintó; dos juristas, August Gil Matamala y Rosana Alija, y dos historiadores, Conxita Mir y Xavier Domènech.

Según el reglamento, los criterios para poder presentar la solicitud son ser una persona física y haber sufrido represión política, directa o indirectamente, en la ciudad de Barcelona. Las solicitudes se podrán presentar presencialmente en cualquier registro municipal o de manera telemática desde el portal de trámites, a través de un formulario. La junta de valoración revisará la documentación, hará las audiencias personales con las personas solicitantes y resolverá el reconocimiento en un plazo máximo de seis meses desde la entrada de la solicitud.

El reconocimiento como persona represaliada consistirá en una resolución administrativa que no comporta retribución ni compensación económica, pero podrá servir como documento probatorio en un procedimiento judicial. Se prevé que inicialmente lo pidan unas trescientas personas.

Un reglamento para promover el conocimiento y la reflexión

En el mes de febrero, el Plenario municipal aprobó el Reglamento para el reconocimiento a las personas represaliadas por el tardofranquismo, en el que se fijan los criterios para que las personas que sufrieron violaciones de los derechos a la vida y a la integridad física, moral o sexual durante su lucha por la defensa y la recuperación de las libertades democráticas entre hombres y mujeres entre 1960 y 1978 puedan recibir este reconocimiento formal.

Además de rendir homenaje a las personas que sufrieron vulneraciones de los derechos a la vida o a la integridad física, psíquica, moral o sexual, con el reglamento se quiere promover el conocimiento y la reflexión sobre el pasado de la ciudad para fomentar una ciudadanía democrática y reconocer y agradecer a las entidades de memoria histórica la lucha por la justicia, la reparación y la verdad.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas