Tecnología para adaptar la función pública municipal a los retos de la crisis sanitaria

Desde que se decretó el estado de alarma por la COVID-19, el Instituto Municipal de Informática (IMI) puso en marcha un plan de contingencia para garantizar la capacidad de trabajar desde casa del personal municipal, asegurar una conexión segura a la red, disponer de aplicaciones para facilitar el trabajo en equipo y asegurar la cobertura de otros servicios.

20/05/2020 16:58 h

Ajuntament de Barcelona

El informe “Transición digital y teletrabajo en el Ayuntamiento de Barcelona durante la crisis de la COVID-19”, que se ha presentado en la Comisión de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención del mes de mayo, recoge la estrategia tecnológica del IMI para adaptar la función pública del Ayuntamiento a los retos de la crisis sanitaria de la COVID-19.

Esta estrategia se centra en cuatro pilares esenciales:

  • Garantizar la prestación de los servicios esenciales e imprescindibles para la ciudadanía, velando por que los profesionales municipales dispongan de herramientas de trabajo y puedan teletrabajar.
  • Dar cobertura a la respuesta sanitaria mediante planes de contingencia, aportando las herramientas necesarias y diseñando los protocolos de continuidad de los sistemas de información.
  • Reforzar la atención a la ciudadanía, con la flexibilización de la tramitación y la garantía de disponibilidad y uso de la Oficina Virtual de Trámites, el teléfono gratuito 010 y las redes sociales municipales.
  • Dar continuidad a los demás servicios públicos que presta el Ayuntamiento, garantizando que los servicios no esenciales se lleven a cabo con sistemas de teletrabajo.

El IMI ha contado con un presupuesto de 1.423.720 euros para llevar a cabo las actuaciones, y una gran parte se ha destinado a la adquisición de ordenadores portátiles y de licencias y al suministro de las plataformas alternativas de conexión remota.

Soluciones para hacer posible el teletrabajo

Con el fin de garantizar la capacidad de teletrabajo, el personal municipal dispone de aplicaciones o espacios corporativos para acceder a la red corporativa desde fuera, y se han buscado alternativas de conexión basadas en redes privadas virtuales para establecer conexiones seguras. El incremento de licencias de accesos simultáneos ya permite llegar a las 6.000 conexiones diarias.

Posteriormente, los responsables del IMI han gestionado las altas de los usuarios en las plataformas, han diseñado guías de uso y mantienen un equipo de apoyo telemático para resolver dudas e incidencias.

Este proceso ha tenido en cuenta a los y las profesionales municipales que no disponen de equipos informáticos propios para trabajar desde casa. Ha habido 573 solicitudes de ordenadores portátiles corporativos, que se suman a los más de 1.200 dispositivos que se habían repartido antes de la crisis sanitaria.

Apoyo a los pabellones Salud

El Instituto Municipal de Informática ha trabajado para garantizar el funcionamiento de las redes de comunicación electrónicas implicadas en los diferentes pabellones Salud de la ciudad, equipamientos adaptados para acoger a pacientes con COVID-19 con el objetivo de destensar los hospitales durante la emergencia sanitaria. En este aspecto, la tarea del IMI ha servido para garantizar el servicio de wifi y la instalación de conectividad de datos entre los equipamientos y los respectivos hospitales.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas