El pogromo que destruyó la judería de Barcelona en 1391 desaparecerá del nomenclátor

La calle de Sant Domènec del Call, en el Gòtic, denominado así en memoria del pogromo de 1391 que destruyó el barrio judío de Barcelona, se llamará ahora ‘calle de Salomó ben Adret’ en homenaje al líder del judaísmo catalán, maestro talmudista y jurisconsulto que fue rabino de Barcelona durante más de cuarenta años en el siglo XIV.

17/07/2018 18:25 h

Ajuntament de Barcelona

Se trata de una histórica demanda de la comunidad judía de la ciudad, que finalmente sale adelante una vez que el Plenario de Ciutat Vella ha dado luz verde al cambio por unanimidad, y la Ponencia del Nomenclátor, su visto bueno.

El nombre actual recuerda el asalto que se inició el 5 de agosto de 1391 y se alargó hasta el 8 de agosto, día de Santo Domingo. Durante tres días se atacó a personas, se saquearon y destruyeron propiedades y documentos y fueron asesinados 300 judíos. El pogromo acabó con la judería de Barcelona, una de los más importantes y con más habitantes de Cataluña y de toda la Corona de Aragón.

Para reparar este agravio se ha consensuado el nombre de Salomó ben Adret, rabino de Barcelona durante más de cuarenta años del siglo XIV y una figura primordial en la historia de la cultura catalana medieval, además de uno de los talmudistas más reconocidos de la Edad Media.

Salomó ben Adret, un referente del judaísmo catalán

Hijo de una familia acomodada de la judería de Barcelona, Salomó ben Adret se ocupó de joven del negocio familiar, el préstamo de dinero. Una vez completada su formación como talmudista, estudioso de la religión judía e intérprete del Talmud, abandonó el negocio bancario para adentrarse en el campo de la jurisprudencia rabínica.

Ejerció como rabino de Barcelona durante más de cuarenta años y fundó su propia academia talmúdica. Además, sirvió a tres reyes como responsable de asuntos judíos: Pedro II, Alfonso II y Jaime II.

Más Información

Etiquetas asociadas a la noticia