La línea del metro que nunca fue

Las obras para instalar una red de recogida neumática de basuras en el Raval han permitido localizar restos de una línea de metro que, en 1930, tenía que conectar La Rambla con el Poble-sec y que por distintos problemas quedó detenida en 1939.

05/04/2019 16:01 h

Ajuntament de Barcelona

El hallazgo principal se ha hecho en el cruce de la calle del Est con la calle Nou de la Rambla, un pozo de ataque desde donde se tenía que iniciar la perforación del túnel. Esta cámara, de 3,5 × 2,5 metros de sección rectangular y 12,5 metros de profundidad, a pesar de la estanquidad, sufrió muchos problemas de agua freática que obligaron a detener las obras en 1933 y a restablecer la circulación viaria de la calle.

Actualmente el espacio está prácticamente lleno de agua, pero se conserva una escalera de madera en forma de zigzag y dos grandes vigas verticales de hierro de un montacargas ya desaparecido. En el margen del pozo de ataque se observa un pequeño tramo de 5 metros de largo del túnel circular, el único tramo de la línea que se pudo construir.

Un proyecto interrumpido

El “Proyecto de Ferrocarril Subterráneo desde La Rambla del Centro a la calle del Marqués del Duero por Conde de Asalto”, ejecutado por la concesionaria Funicular de Montjuich, SA, quería unir la estación del Liceu con una nueva parada en la avenida del Paral·lel.

Se empezó en 1930, pero varias huelgas de trabajadores, problemas financieros y dificultades técnicas imprevistas durante la ejecución provocaron que se denegara el permiso de obras en 1934. En este tiempo, se pudieron terminar las cocheras, los talleres y la subcentral transformadora del cruce de la calle Nou de la Rambla con la calle de Vila i Vilà y parte de la estación del Paral·lel.

El año 1939, al finalizar la Guerra Civil, la concesionaria quiso reanudar las obras, pero fueron nuevamente denegadas por motivos financieros.