Menos endeudamiento y más banca ética en las finanzas municipales

Al principio del presente mandato, los niveles de endeudamiento del Ayuntamiento se redujeron en 138,4 millones de euros. En los ejercicios sucesivos se ha mantenido la deuda municipal en los niveles más bajos de la última época, 836 millones al cierre del 2018. Además, se ha apostado por reducir el peso de la banca tradicional, del 74,9 % que representaba en el mandato anterior al 43,1 % del actual, gracias al uso de nuevas fuentes de financiación como la emisión del bono sostenible, la banca ética y el recurso de la banca pública.

10/02/2019 10:20 h

Ajuntament de Barcelona

El año pasado se formalizó un contrato de financiación de 100 millones de euros con el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa (CEB). De esta cantidad se han invertido 50 millones para cubrir las necesidades financieras del Consistorio, los cuales contribuyen a mejorar las condiciones de vida en áreas urbanas y a proteger el medio ambiente. La disposición se ha hecho por un periodo de quince años con dos de carencia y a un tipo fijo del 1,17.

El objetivo de esta operación es favorecer un ahorro económico en términos de gasto financiero en torno a 3,1 millones de euros a lo largo de la vida de la operación. Además, se favorece, desde el ámbito público, una economía más plural con la incorporación de nuevas entidades financieras, nuevos servicios bancarios y nuevas ofertas de financiación.

En el año 2017 el Ayuntamiento de Barcelona se convirtió en la primera administración local de todo el Estado en emitir, por primera vez, bonos sostenibles por valor de 35 millones de euros, lo cual supone un 4,2 %. El informe Sustainable Bond Report acredita todas las inversiones realizadas con esta financiación, entre las cuales destacan:

  • Mantenimiento de 90 centros educativos de la ciudad, con más de 39.000 beneficiarios (15,4 millones).
  • Construcción de 74,3 kilómetros de carril bici (9,3 millones).
  • Construcción de la Escuela Massana.
  • Rehabilitación de la Biblioteca Montserrat Abelló, en la calle de los Comtes de Bell-lloc, un ejemplo de edificio sostenible.

Este giro impulsado por el Gobierno municipal para explorar nuevas vías de financiación también ha supuesto, a lo largo de estos últimos años, la entrada y la consolidación de entidades de banca ética en la cartera de deuda del Ayuntamiento.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas