Una ciudad de paz, abierta y solidaria

El atentado del 17 de agosto del 2017 en La Rambla fue un golpe muy duro para la ciudad. La respuesta de paz de la ciudadanía y las personas visitantes demostró, una vez más, que Barcelona es una ciudad abierta, plural e inclusiva. Un año después, las personas afectadas y los familiares de las víctimas han sido acompañados por toda una ciudad en los actos de recuerdo y de homenaje.

17/08/2018 13:07 h

Redacció

La jornada ha empezado con una ofrenda floral en el mosaico de Joan Miró situado en el Pla de l’Os, lugar de La Rambla que se convirtió en el símbolo del clamor espontáneo y solidario de la ciudadanía justo al día siguiente del atentado. Las familias de las víctimas y personas afectadas han encabezado la comitiva desde la plaza de Sant Jaume, seguidas por las autoridades, y han depositado flores blancas, rosas y azules.

A continuación, en la plaza de Catalunya ha tenido lugar el acto “Barcelona, ciudad de paz”, en recuerdo de las víctimas de los atentados terroristas del 17 de agosto, un homenaje austero, sencillo y emotivo en el que el protagonismo ha recaído en los familiares de las víctimas y los heridos, sin parlamentos oficiales.

El homenaje se ha iniciado con la interpretación del Cant dels ocells. Posteriormente, jóvenes de diferentes religiones y creencias han recitado un fragmento de un poema de John Donne, correspondiente al libro Devotions upon Emergent Occasions (“Devociones sobre ocasiones emergentes”) en los siete idiomas de las dieciséis víctimas mortales: catalán, castellano, inglés, francés, portugués, italiano y alemán. Los jóvenes ya participaron en agosto del año pasado en el acto interconviccional de homenaje que se llevó a cabo con motivo del atentado.

Unos cincuenta alumnos de las cinco escuelas municipales de música y el Conservatorio Municipal de Música de Barcelona han ofrecido un concierto en el que han sonado cuatro canciones, símbolos de paz. El concierto se ha abierto con Imagine, de John Lennon, y ha continuado con la interpretación de Somewhere over de Rainbow, Hallelujah y Qualsevol nit pot sortir el sol, que ha cerrado el concierto.

Preservar la memoria colectiva

Después de los atentados, una oleada espontánea de solidaridad vistió La Rambla de objetos y documentos de homenaje a las víctimas y de apoyo a las familias afectadas. En total se recogieron, inventariaron y archivaron más de doce mil elementos que, un año después, se pueden consultar a través de la web Memorial La Rambla 17A.

Se trata de un archivo digital que pretende preservar la memoria colectiva, una recopilación navegable en la que se pueden ver y leer todas las ofrendas depositadas en la calle y escritas en el libro de pésame. La página se puede consultar en catalán, castellano e inglés.

El Centro de Colecciones del MUHBA ha documentado en torno a ocho mil objetos, después de recoger y ordenar el material depositado en los diferentes puntos de La Rambla. Técnicos del Museo de Historia han sido los encargados de identificar, registrar, fotografiar y recoger la información básica de los objetos para incluirlos en la web del memorial.

Por otro lado, el inventario, la preservación y la difusión de los documentos recogidos en La Rambla se ha realizado desde el Archivo Municipal Contemporáneo. Técnicos de restauración y conservación han realizado el tratamiento de todos los documentos para que no se deterioren. En total, se han identificado 4.654 documentos.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas