La regulación de terrazas, adaptada a las necesidades reales del vecindario y los restauradores

La ordenanza de terrazas se ha modificado para hacer compatible la actividad económica y el uso ciudadano del espacio público con una regulación consensuada con el Gremio de Restauración, el vecindario y los grupos municipales. Las nuevas condiciones garantizan el equilibrio entre distintas actividades, tienen en cuenta las singularidades de cada distrito, establecen zonas de excelencia y preservan la accesibilidad de las terrazas.

29/06/2018 14:34 h

Ajuntament de Barcelona

El Plenario municipal ha aprobado definitivamente la modificación de la ordenanza de terrazas, hasta ahora difícil de aplicar por su rigidez, para hacerla más flexible, comprensible, equilibrada y adaptada a las necesidades reales del vecindario, los restauradores y el territorio.

El texto se ha trabajado durante los últimos cuatro meses con un proceso participativo para recoger las aportaciones de la ciudadanía y el sector, que han servido para mejorar la propuesta final.

Singularidades según el distrito

La nueva norma fija unos criterios generales para toda la ciudad, pero plantea especificidades para cada distrito según sus particularidades.

Además, establece zonas de excelencia, que tendrán que cumplir con estándares superiores de calidad en el diseño, la integración en el entorno y el mantenimiento. Con este objetivo se creará un libro de estilo acordado con los titulares de las licencias de cada zona.

Un espacio público accesible y para todo el mundo

Las terrazas tienen que permitir la utilización de los servicios públicos, la visibilidad de la señalización y la movilidad a pie. Se tendrán que ubicar de forma preferente delante del local y con una distancia libre de paso mínima hasta la fachada de 1,80 metros.

En casos justificados se podrá aumentar la longitud de las terrazas, y si se trata de espacios emblemáticos adosados a la fachada, se definirán propuestas específicas.

Aplicación bajo control municipal

Además de mantenerse la Comisión Técnica de Terrazas, se crea la Ponencia Técnica de Terrazas, una organización interna municipal que velará por que se aplique correctamente la ordenanza, y se establecen nuevos criterios sancionadores para fomentar las buenas prácticas.

Las licencias vigentes en el momento de la entrada en vigor de la ordenanza modificada se renovarán de oficio, y los servicios técnicos avisarán a los titulares de los posibles cambios que haya que realizar.