Más usos vecinales y culturales para el Paral·lel

El nuevo plan de usos de la avenida del Paralelo prioriza las actividades comunitarias y del ámbito cultural y regula la implantación de establecimientos comerciales, con el objetivo de preservar la convivencia del vecindario del Raval, de Sant Antoni y del Poble-sec, evitar en estos la gentrificación y diversificar las actividades económicas.

24/12/2018 12:08 h

Ajuntament de Barcelona

La regulación del gran eje conector entre los barrios del Raval, Sant Antoni y el Poble-sec se plantea desde una mirada de conjunto a fin de garantizar el equilibrio de usos y evitar el monocultivo de la restauración y de la ocio nocturno. El Paral·lel es, al mismo tiempo, un espacio de referencia de la actividad cultural de la ciudad, y lo debe seguir siendo. Es por ello que el Plan de usos del Paral·lel ha de garantizar esta actividad e impulsar las actividades comunitarias y culturales que refuerzan el tejido vecinal, con propuestas de cine, teatro, exposiciones o museos, especialmente en el polo de atracción cultural entre las calles de Viladomat, Margarit y Cabanes.

Regulación de los nuevos establecimientos

Para garantizar la correcta distribución de los establecimientos comerciales en esta zona y potenciar su diversidad, se establecen una serie de condiciones de usos y criterios de distancia, densidad y superficie:

  • Se prohíbe la implantación de ningún establecimiento en locales contiguos a ninguna vivienda.
  • Se determinan distancias mínimas de separación respecto a centros docentes, institucionales y sanitarios: un mínimo de 100 metros de distancia de establecimientos de juegos de azar, y un mínimo de 200 metros para salas de exhibición sexual y material pornográfico, y de prostitución.
  • Esponjamiento comercial: que no se acumulen establecimientos que perjudiquen la calidad ambiental del espacio público, se aplica un radio de 150 metros donde no puede haber más de cinco restaurantes y comercios alimentarios, y no más de siete locales con actividades musicales, platos preparados, autoservicios y tiendas de conveniencia.
  • Entre salas de exhibición o espectáculos en recintos cubiertos debe haber una distancia mínima de 100 metros.
  • Entre centros de actividades musicales, venta de caramelos y helados, exposición y venta o alquiler de bicicletas y de vehículos de movilidad personal debe haber una distancia mínima de 200 metros.
  • Se establece una superficie máxima de 150 metros cuadrados para evitar las molestias en el entorno para los establecimientos musicales (excepto salas de exhibición sexual y locales de prostitución), juegos y atracciones (menos ludotecas) y karaokes.
  • Para la instalación de cualquier nueva actividad musical o de juego y atracciones (excepto ludotecas), o reformas que impliquen modificar sustancialmente el local, será obligatorio habilitar una doble puerta para acceder al interior a fin de mejorar el descanso vecinal.
  • Los centros de gimnasia, aeróbic o similares solo podrán ubicarse en la planta baja del edificio, en contacto con la calle.

La regulación en establecimientos culturales

En el plan de usos se aplican condiciones diferentes para destacar el carácter de polo de atracción cultural, en relación con las actividades complementarias que se desarrollen en los establecimientos de cine, teatro, audición, conciertos, exposiciones, museos, clubes sociales privados y centros de difusión cultural.

Las actividades complementarias quedarán excluidas del cumplimiento de las condiciones genéricas de emplazamiento siempre que sean bares o bares con restauración. El acceso del público no podrá ser directo desde la vía pública, y deberá respetar a la vez el horario propio de la actividad complementaria y el de la actividad principal.

El bar no podrá tener ningún elemento publicitario o identificador visible desde el exterior del establecimiento, estará destinado exclusivamente a los clientes y usuarios del establecimiento principal y la superficie no podrá superar el 35% de la de todo el establecimiento principal y con un máximo de 200 metros cuadrados.

Las actividades musicales de esta zona, a excepción de las discotecas, no deberán cumplir la condición de distancia lineal y podrán tener una superficie destinada al público de 200 metros cuadrados en lugar de 150 metros cuadrados. Finalmente, no se admitirán las actividades deportivas, los juegos de azar, recreativos y atracciones.

Noticias relacionadas