Por un futuro sin machismo

La juventud de la ciudad, y en concreto los chicos, son los protagonistas de la nueva campaña de prevención y concienciación sobre las violencias machistas. Su compromiso con las relaciones libres y respetuosas y el rechazo de cualquier tipo de violencia machista son imprescindibles para construir un futuro libre de machismo.

19/11/2018 15:15 h

Redacció

La semana del 25N, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, empieza con la presentación de la nueva campaña municipal para prevenir las violencias machistas, y que este año se dirige especialmente a los más jóvenes.

Para construir un futuro sin machismo es fundamental que la juventud esté al frente de la lucha contra la violencia hacia las mujeres y, muy especialmente, que los chicos sean corresponsables de este cambio de modelo social, en el que las relaciones libres e igualitarias se imponen a la violencia machista. La campaña también destaca las formas de violencia machista más invisibilizadas, como son la violencia psicológica o el control que se ejerce a través de las nuevas tecnologías.

Más recursos contra las violencias machistas

En los últimos cuatro años, el esfuerzo municipal para luchar contra las violencias machistas se ha traducido en un incremento del presupuesto que ha permitido mejorar y ampliar los servicios de atención, tanto a mujeres que sufren violencia machista como a hombres que lo ejercen o lo han ejercido.

El Servicio de Atención, Recuperación y Acogida (SARA) y los puntos de información y atención a mujeres (PIAD) se han internalizado y han doblado el número de profesionales que trabajan en estos. Con este refuerzo, solo los PIAD han pasado de atender a 6.719 personas en el 2014 a atender 11.769 en el 2018. Además, se han doblado las plazas de acogida en casas y pisos para mujeres y niños que están en situación de violencia machista. Por otra parte, se han impulsado programas específicos de empleo para mujeres que han sufrido violencia machista, con iniciativas como la del Programa Làbora.

Con respecto al Servicio de Atención a Hombres (SAH) que han ejercido o ejercen violencia machista, se han incrementado las horas del equipo de profesionales en un 91,5%, y se han presentado los datos del servicio que confirman la eficacia a la hora de reducir la violencia machista.

Además, se han creado servicios específicos de atención a jóvenes vinculados a la violencia machista. El SARA Jove está dirigido a chicas de entre 12 y 17 años que sufren violencia machista, mientras que el SAH Joves atiende a adolescentes y jóvenes de entre 12 y 21 años que empiezan a mostrar comportamientos abusivos y violencias machistas.

Aparte de los esfuerzos para atender a las personas vinculadas a la violencia machista, se ha impulsado una estrategia contra el sexismo en la ciudad. Por una parte, se están reforzando las políticas educativas para combatir el sexismo a través de la red de Escuelas por la Igualdad y la Diversidad. Por otra parte, se están promoviendo medidas para prevenir y detectar la violencia machista en fiestas, zonas de ocio nocturno y festivales. El estand de Barcelona antimachista —conocido como a punto lila— en las Fiestas de La Mercè, en las fiestas de la Lali Jove, en las fiestas mayores de distrito y en el frente marítimo han atendido a más de 30.000 jóvenes desde que se implantaron.

Asimismo, el protocolo “No callamos”, para reducir las agresiones sexuales durante la noche se han aplicado en nueve salas de ocio y cinco grandes festivales de música de la ciudad, y se prevé que durante el 2019 se extienda a toda la ciudad.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas