Menos carne roja y procesada en las escuelas

Seis centros educativos ya han incorporado las directrices de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) para que los niños y adolescentes tengan una dieta saludable, equilibrada y de proximidad. Después de evaluar los menús de un centenar de escuelas, han concluido que hay que reducir el consumo de carne roja y procesada y aumentar la oferta de segundos platos con proteína vegetal. Estas recomendaciones se implantarán de manera progresiva en todos los centros educativos hasta el 2021.

30/01/2020 18:33 h

Ajuntament de Barcelona

La evidencia científica ha demostrado que las dietas calóricas con un exceso de proteína animal, grasas saturadas y productos azucarados y procesados tienen efectos negativos en la salud y aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer. Pero no es solo una cuestión de salud: estos tipos de dietas tienen un impacto en el medio ambiente porque generan más emisiones de gases contaminantes durante su proceso de elaboración, promueven un uso intensivo de productos químicos y aceleran la deforestación y la reducción de la biodiversidad. De hecho, se estima que si se limita el consumo de proteína animal a tres días a la semana se reducirán en un 23 % las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la producción de estos alimentos.

Los hábitos alimentarios, en estudio

Las encuestas de la ASPB muestran que la alimentación actual de los niños y adolescentes se puede mejorar. La mayoría de los jóvenes presentan un consumo excesivo de carne, procesados, dulces y refrescos azucarados. Además, un 80 % no come la cantidad de fruta y verdura recomendada: cinco piezas al día.

Los datos demuestran que la obesidad infantil y adolescente tiene más incidencia en distritos con indicadores socioeconómicos por debajo de la media, en niños que comen solos o que no comen en la escuela —en cambio, con respecto a las niñas, no se observan diferencias— y en adolescentes que comen delante de una pantalla.

Durante el curso pasado se revisaron los menús de 116 centros educativos y, si bien el 32 % ofrece verdura con la frecuencia recomendada, el 34 % ofrece carne roja o procesada dos o más veces por semana y el 90 % no ofrece ningún tipo de proteína vegetal como segundo plato.

La clave: proteína vegetal de segundo

Los nuevos menús escolares se elaboran con productos de temporada, de proximidad y ecológicos. Son ricos en fruta, verdura, legumbres, frutos secos y aceite de oliva, con un consumo moderado de cereales y pequeñas porciones de proteína animal y lácticos. Según las recomendaciones, los primeros platos no deben contener proteína animal y, con respecto a los segundos platos, deben contener proteína vegetal como mínimo dos días a la semana, proteína animal como máximo tres días a la semana y no tienen que ofrecer carne roja más de un día a la semana. Las nuevas directrices también insisten en la importancia de utilizar aceite de oliva para aliñar y para cocinar e incorporar más ensalada como acompañamiento y fruta fresca en el postre.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas