Nuevo plan para preservar la identidad comercial de la calle Gran de Sant Andreu

El nuevo Plan de Usos de la calle Gran de Sant Andreu regula la apertura de nuevos establecimientos de restauración y ocio para preservar el comercio de proximidad, proteger los intereses vecinales y garantizar el equilibrio de las actividades que se desarrollen en esta zona.

01/11/2018 10:00 h

Ajuntament de Barcelona

El plan tiene el objetivo de proteger las tiendas de barrio de la llegada de establecimientos contrarios a la identidad local y al replanteamiento urbanístico que se está ejecutando en la calle, ya que estas mejoras pueden atraer tejido económico perjudicial para los intereses vecinales.

En concreto, actualmente están en marcha la pacificación de la calle Gran de Sant Andreu, que dará prioridad a los peatones y las bicicletas para favorecer el paseo, y la construcción del nuevo mercado del barrio, que mejorará la integración de este equipamiento con el entorno.

La ordenación de usos incluye las parcelas que tienen la fachada en la calle Gran de Sant Andreu, entre el paseo de Santa Coloma y la calle de Rovira i Virgili, en la calle del Mercat, en la plaza del Comerç y en el pórtico de la plaza del Mercadal.

Un plan del vecindario

El proyecto para delimitar las actividades en la calle Gran de Sant Andreu se ha trabajado con entidades vecinales, comerciales, culturales y de restauración para adecuar la regulación a las necesidades de los diferentes colectivos.

  • Actividades musicales, restauración y tiendas de degustación: Puede haber una superficie máxima de 350 m2 en un radio de 50 m, con un límite de 300 m2 por establecimiento.
  • Autoservicios y supermercados: Pueden tener una superficie máxima de entre 149 y 250 m2, según el tipo de establecimiento, y en un radio de 50 m estas actividades no pueden superar los 600 m2.
  • Establecimientos alimentarios polivalentes y con máquinas expendedoras: En un radio de 50 m no pueden superar los 500 m2 de superficie total, y cada establecimiento puede ocupar un máximo de 150 m2.

Para poder elaborar el nuevo Planes de Usos, el Gobierno municipal ha suspendido durante un año, desde el diciembre del 2017 hasta el diciembre del 2018, el otorgamiento de nuevas licencias de actividades de concurrencia pública.

Noticias relacionadas