Menos contaminación y menos ruido en la superisla de Sant Antoni

El barrio de Sant Antoni celebró este sábado con una fiesta vecinal la finalización de la última fase de obras, de la superisla, la de la calle Comte Borrell entre la Gran Via de les Corts Catalanes y Floridablanca. En el ámbito de la superisla de Sant Antoni, que incluye las calles Conde Borrell, Tamarit y Parlamento, se respira ahora un aire más limpio.

17/12/2019 10:04 h

Districte Eixample

La superisla ya cuenta con unos primeros datos de balance positivos: se han ganado 23.709 m2 de espacio público con prioridad para el peatón en todo el ámbito, y mejoran los indicadores de contaminación, ruido, vehículos y uso vecinal En el cruce Borrell/Tamarit, se ha medido un 33% menos NO2 en el aire y un 4% menos partículas en suspensión (PM10).

El paso de vehículos disminuye un 82%

En el mismo cruce, en la calle de Borrell hay una disminución de un 82% del paso de vehículos, casi unos 6.000 menos. La ganancia de peatones también es destacable, ya que ahora hay un 28% más de personas que diariamente pasean, juegan y hacen actividades en la superisla.

También hay menos contaminación acústica, de manera que se favorece el descanso de los vecinos y vecinas El ruido baja: 4,1 decibelios menos de día, 5,3 menos de tarde y 5,4 menos de noche.

En la inauguración la teniente de alcaldía de Ecología, Janet Sanz, destacó que «la superisla de Sant Antoni es un símbolo para toda la ciudad» en un contexto de emergencia climática como lo que vivimos. Un lugar donde los niños pueden jugar sin miedo y que da vida en el comercio.

Etiquetas asociadas a la noticia