Veinte empresas de innovación en la recta final del Challenge Barcelona-Nueva York

Entre los diez finalistas del reto específico de Barcelona hay tres iniciativas de la capital catalana y tres de Estados Unidos, mientras que el resto son empresas de todo el mundo. Los ganadores se conocerán en diciembre y el premio incluye una prueba piloto en la ciudad.

15/11/2017 16:46 h

Ecologia Urbana

Hoy se ha dado a conocer, en el marco del Smart City Expo World Congress (SCEWC), los veinte finalistas del Challenge Barcelona-Nueva York, diez por cada uno de los retos de ambas ciudades, para facilitar la movilidad urbana a personas con discapacidad visual. Tres de ellos son empresas emergentes de Barcelona.

El reto ha sido creado conjuntamente por el Departamento de Transporte de Nueva York y, por parte del Ayuntamiento de Barcelona, por Barcelona Activa, el Área de Movilidad, el Instituto Municipal de Informática y el Instituto Municipal de las Personas con Discapacidad, para buscar soluciones tecnológicas que ayuden a este colectivo a orientarse y moverse con confianza y seguridad en sus desplazamientos en el entorno urbano.

El reto en la ciudad de Barcelona estaba en las calles en plataforma única, que dificultan la guía y la sensación de seguridad de las personas con discapacidad visual.

La concejala de Movilidad, Mercedes Vidal, y el director de Innovación de Nueva York, Jeff Merrit, han dado a conocer las veinte empresas que han quedado finalistas en este reto conjunto de alcance internacional, al que se han presentado, en total, 51 empresas y empresas emergentes, con un total de 68 soluciones tecnológicas, 35 de ellas para el reto barcelonés.

Según Mercedes Vidal, se trata de un reto conjunto cuyo fin es «encontrar soluciones tecnológicas para ampliar la seguridad vial en las calles en plataforma única, para garantizar que convivan personas mayores, niños y personas con sillas de ruedas o con discapacidad visual».

Entre los diez finalistas del reto específico de Barcelona hay tres empresas barcelonesas y tres de Estados Unidos, y el resto, de otros países de todo el mundo, hecho que constata el cumplimiento del objetivo común—también de Fira de Barcelona— de compartir soluciones innovadoras urbanas que permitan dinamizar e internacionalizar el ecosistema emprendedor.

Los ganadores se conocerán en diciembre. El premio del reto de Barcelona consiste en la realización de una prueba piloto en la ciudad y de una dotación económica de 40.000 euros.

Todas las soluciones presentadas por las empresas son soluciones claramente innovadoras e intensivas en tecnología. Algunas de ellas incluyen asistencia personal remota mediante herramientas tecnológicas, utilización de cinturones vibracionales que orientan sobre los puntos cardinales e incluso utilización de aplicaciones de realidad aumentada para ofrecer una visión funcional.

Las soluciones se han desarrollado teniendo en cuenta la configuración del espacio público en cuanto a aceras, puntos de cruce y pasos de peatones; la navegación, la guía y la experiencia de utilización; la comunicación entre el entorno, la tecnología y la persona; la accesibilidad, y la usabilidad de la tecnología, entre otros aspectos.

«La visión cero en seguridad vial pasa por la pacificación de las vías, pero también por el uso de tecnologías, algunas de las cuales ya existen, pero que ahora se probarán in situ, en una intersección real y con elementos que interactúan», ha añadido Vidal.

Las calles de plataforma única en Barcelona

El problema concreto que se quería afrontar con este reto de Barcelona es el de las calles en plataforma única existentes en la ciudad, planteado en acuerdo con el Instituto Municipal de las Personas con Discapacidad.

Se trata de calles urbanizadas a un solo nivel y pueden tener calzada diferenciada o directamente una única superficie o pavimento. son calles en las que hay una limitación de velocidad de circulación de entre 10 km/h y 20 km/h y que, dado que carecen de acera segregada vertical con bordón —algo que ayuda a las personas con movilidad reducida—, dificultan la guía y la sensación de seguridad de las personas con discapacidad visual.

La localización específica donde testar esta solución o sistema de guía es el conjunto de calles que se encuentran en el interior del perímetro del distrito de Gràcia: Gran de Gràcia, Torrent de l’Olla, Nil Fabra y Astúries.