Barcelona, ciudad invitada de una Mercè convertida en escaparate del talento local

[ 17.07.20 ]

Los artistas locales serán los grandes protagonistas de una Mercè que, en la edición del 2020, tiene a Barcelona como ciudad invitada y que, por lo tanto, exhibe en su programación el talento de las muchas compañías de artes de calle, circo, danza, teatro o música de la ciudad.

La Habana, que en principio debería haber sido la ciudad invitada de La Mercè de este año, ha aceptado posponer su participación hasta el próximo año, en vista de la situación que vivimos actualmente. La Fiesta Mayor, finalmente, apuesta por el talento local, en una celebración que quizás será un poco diferente a la de otros años, más íntima e introspectiva, pero que reúne igualmente las esencias de la fiesta. Si habitualmente La Mercè ya era una buena oportunidad para que los talentos más próximos mostraran sus creaciones más novedosas, este año la fiesta se convierte en un escaparate gigantesco que muestra claramente el potencial de creación que reúnen la ciudad y el conjunto de Cataluña. Lo veremos por toda la ciudad, puesto que la programación de este año se acerca a la ciudadanía y reparte cerca de 350 actividades, todas ellas de carácter gratuito, en 35 espacios y 58 escenarios de los diez distritos barceloneses.

Si bien es cierto que en la programación también hay algunas compañías y artistas internacionales, una inmensa mayoría de las propuestas programadas este año procederán de Barcelona y Cataluña, incluyendo algunas producciones que deberían haber formado parte de la programación de Món Llibre, de la Quincena Dansa Metropolitana e, incluso, de FiraTàrrega y del festival Trapezi de Reus, que han sido reprogramadas. 

La apuesta por el talento local se extiende a todas las disciplinas, incluso a un teatro que habitualmente no formaba parte de la programación de la Fiesta Mayor, pero que este año se incorpora de la mano de compañías como Parking Shakespeare, quienes, como el Ateneu Popular 9 Barris, entre otros, se han convertido en cómplices necesarios de La Mercè. 

Profesionales de las artes de calle, de la danza y del circo locales llenan, pues, una programación rica y diversa, en la cual encontraremos más de 150 compañías de artes escénicas. Como decíamos, casi todas son propuestas locales, como sucede en la programación de Música Mercè, el BAM y BAM-Cultura Viva. De hecho, también en la programación musical de La Mercè podremos ver bandas y solistas barceloneses y catalanes, hasta un total de 110. Ofrecerán conciertos en horario diurno y con aforos limitados, pero las actuaciones se repartirán por toda la ciudad y ocuparán espacios ya conocidos, como una plaza Major de Nou Barris que vuelve a ser escenario de conciertos sinfónicos, así como recintos especialmente aptos para aforos más grandes (hasta un total de 1.100 personas en el espacio con mayor capacidad) como, por ejemplo, el Parque del Fòrum y el Anillo Olímpico.

La apuesta por el talento local y el carácter próximo e íntimo de una Mercè que, este año, mira hacia dentro, se complementa perfectamente con la elección de Betevé como medio de comunicación de la fiesta. Las emisiones y retransmisiones de la emisora de televisión barcelonesa compensarán parcialmente la necesaria reducción de aforos de las actividades, llevando las celebraciones a casa de los barceloneses y barcelonesas.