Noticias

Llum BCN vuelve a hacer brillar las calles de Barcelona

Artistas de todo el mundo y nuevos talentos emergentes vuelven a transformar las calles y otros espacios del Poblenou en un laboratorio urbano de creación de luz. Un experimento colectivo que desafía los sentidos mientras fomenta la reflexión a través del arte sobre cuestiones como la inteligencia artificial, el exceso de información, la recopilación masiva de datos o la alimentación, a la vez que altera y cuestiona los modelos de espacio urbano tradicionales.

Del 4 al 6 de febrero, el festival de la luz de Barcelona vuelve a iluminar calles, plazas, fachadas y otros espacios públicos del Poblenou. Eso sí, con todas las precauciones necesarias y siempre siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Recordamos que la edición anterior estuvo marcada por las fuertes medidas de prevención de la COVID-19, que obligaron a celebrarlo en noviembre, nueve meses después de lo que tocaba, y en un formato más íntimo. Este año visitarán Llum BCN artistas como Trevor Paglen, el prestigioso creador norteamericano que pone en evidencia los prejuicios con los que se forman las inteligencias artificiales en la instalación Faces of ImageNet; el alemán Ulf Langheinrich, que con la obra OSC-B utiliza una gran pantalla que se refleja sobre el estanque del Museo del Diseño, o el colectivo Tundra, que utiliza una serie de proyectores holográficos en Row, una obra que trata el lenguaje y el diálogo. De nuestro territorio participa el prestigioso Antoni Miralda, con una larga trayectoria internacional, que relaciona arte y alimentación en La Formigonera del PobleNew: Balada per a un estómac, la obra que el viernes 4, el primer día del festival, circulará por las calles del barrio. Jordi Canudas, por su parte, nos propone Xocolata amb llum, una instalación en que la luz funde el chocolate en directo e invita al público a degustarlo. Siguiendo con los artistas locales de prestigio internacional, el equipo de Domestic Data Streamers ofrece una exploración lumínica de la avalancha de información irrelevante que nos inunda cada día a través de las redes, mientras que Juan Pablo Ramírez nos presenta Olorama, una oda a los aromas que se utilizan como constructores de imágenes en la mente. Los artistas y creadores Toni Arola, Raúl Goñi, Cabosanroque, Mariona Benedito, CUBE.BZ, Cristian Rizzuti, Julián Álvarez y el estudio Protopixel también desafiarán nuestros sentidos en este laboratorio colectivo en que confluyen el arte, la arquitectura, el diseño y la iluminación para reivindicar el poder de la luz como medio de expresión. Pero en Llum BCN no todos los artistas son reconocidos: a las creaciones profesionales se suman las instalaciones de los alumnos de las escuelas de arte, diseño, iluminación y arquitectura de Barcelona, que con la alta calidad demostrada en las ediciones anteriores vuelven a alterar la percepción y el significado del espacio urbano. Una apuesta por la innovación, la experimentación y el talento emergente que se ha convertido en uno de los sellos de Llum BCN y que lo distingue de otros festivales lumínicos. En definitiva, un festival de la luz que vuelve a brillar en su medio natural, las calles y espacios públicos del Poblenou de Barcelona, para ampliar los límites de nuestros sentidos y compartir una nueva manera de vivir y participar en el espacio público.

A Nature, d’ELISAVA, i Hogar, de l’ETSAB, ganadores ex aequo del premio LLUM BCN 2022

El jurado multidisciplinar ha valorado la calidad artística, técnica, y la relación con el espacio de las dos instalaciones ganadoras, y ha elogiado el alto nivel de todas las obras que "han configurado un maravilloso parque de esculturas de luz"

El premio LLUM BCN 2022 que otorga el Instituto de Cultura de Barcelona a la mejor de las 16 instalaciones lumínicas creadas por las escuelas de arte, diseño, iluminación y arquitectura de la ciudad, se ha entregado este domingo, 6 de febrero, en un acto celebrado en el Poblenou de Barcelona, ​​escenario del festival. Ambas instalaciones ganadoras han sido A Nature, de ELISAVA (Escuela Universitaria de Diseño e Ingeniería de Barcelona), por su «precisión, sutileza, sobriedad, y por el diálogo generado entre el artificio y la naturaleza», en palabras del jurado, y Hogar de la ETSAB (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona), por «la capacidad de crear un espacio a través de la luz, la calidez conseguida y la interacción con el público». A diferencia de ediciones pasadas, este año el jurado no ha hecho ninguna mención especial porque "no ha sido posible, ni sería justo destacar ninguna propuesta por encima de las demás" y ha elogiado la alta calidad de todas las instalaciones que " han configurado un maravilloso parque de esculturas de luz en estas tres noches de invierno». El jurado lo formaban Xevi Bayona, arquitecto, creador y director artístico del festival Lluèrnia de Olot; Alba G. Corral, artista visual, desarrolladora de código y docente; Maria Mauti, directora de cine documental y graduada en Filosofía; Max Milà, artista y diseñador, y Carme Ribas, arquitecta y profesora de proyectos arquitectónicos. La participación de las escuelas de arte, diseño, iluminación y arquitectura de Barcelona en LLUM BCN es uno de los sellos propios que distingue este festival desde su creación. Ésta es la séptima edición del premio LLUM BCN con el que el Instituto de Cultura hace un reconocimiento al trabajo y el entusiasmo que los estudiantes de Barcelona dedican al festival de la luz.