Explosión internacional

Vista panoràmica de Barcelona des de la Sagrada Família © Vicente Zambrano

Barcelona vive la explosión de las ciudades globales. El fenómeno Rosalía o la invitación como ciudad de honor a la Feria del Libro de Buenos Aires son dos indicios puntuales pero sintomáticos de esta eclosión internacional. Nada de todo esto es improvisado. El mal querer no es un fruto extemporáneo sino el resultado de proyectos pedagógicos como El Taller de Músics o la ESMUC. Y la explosión literaria de Barcelona ha superado el ensimismamiento provinciano para catapultar autores con éxitos internacionales que tanto pueden tener su origen en el catalán como en el castellano. El tránsito se produce también entre estas dos lenguas: catalanoparlantes como Kiko Amat o Sánchez Piñol escriben en castellano con la misma naturalidad que Jenn Díaz o la argentina Silvana Vogt han adoptado el catalán para escribir sus obras. Son pequeñas implosiones que reverberan en la gran explosión. Barcelona, la gran centrifugadora, se alimenta también de la fuerza centrípeta de una comunidad cultural activa intramuros.

La obra de Marta Marín-Dòmine, autora que entrevistamos en este número, nos ofrece la mirada de una escritora que observa y recuerda Barcelona desde su exilio voluntario en Canadá. La implosión de la memoria activada, como una bomba, desde la distancia.

Temáticas relacionadas