La moto representa un 25 % del total de desplazamientos en vehículo privado que se efectúan en la ciudad y un 7 % del total de la movilidad en Barcelona.

Junto con los peatones, es un colectivo especialmente vulnerable en relación con la accidentalidad de la capital catalana, con cifras elevadas de lesiones graves y mortalidad. Por este motivo, el Ayuntamiento de Barcelona ha asegurado que el nuevo Plan local de seguridad vial 2019-2022 y el nuevo Plan de movilidad urbana (PMU) 2019-2024, ya en elaboración, incluirán nuevas medidas específicas en relación con la moto.

Desde el Ayuntamiento:

  • Estamos trabajando en la implantación de nuevas tecnologías que ayudarán a coches, autobuses y camiones a detectar vehículos de dos ruedas y peatones.
  • Seguimos extendiendo las áreas de tráfico pacificado en muchas zonas de la ciudad. Reducir la velocidad de 50 km/h a 30, 20 o 10 km/h disminuye la accidentalidad y su gravedad.
  • Llevamos creadas más de 10.000 plazas nuevas de aparcamiento en calzada, así como plazas en aparcamientos subterráneos con tarifas especiales.
  • Trabajamos desde el Plan de seguridad vial local y el Plan de movilidad urbana con la inclusión específica de la moto para generar una ciudad más segura con una mejor convivencia entre los diversos medios de transporte

Para los usuarios y usuarias de cualquier tipo de vehículo:

  • Cumplamos las normas. Respetemos los semáforos y los límites de velocidad, utilicemos los intermitentes y no demos giros indebidos.
  • Evitemos las distracciones. Conduzcamos con los cinco sentidos.
  • Respetemos el espacio compartido con los demás conductores y con los peatones y, si no vamos en bicicleta, no invadamos el carril bici.
  • Vigilemos con los ángulos muertos y las motos y las bicicletas. Son los vehículos más vulnerables.
  • Si tenemos que conducir, no consumamos ni alcohol ni drogas.

Y específicamente para los usuarios y usuarias de la moto:

  • Extrememos precauciones con los vehículos pesados y la falta de visibilidad.
  • Hagámonos ver: señalicemos las maniobras.
  • Equipémonos adecuadamente, llevemos siempre el casco atado, guantes y ropa con protección.

Extrememos la prudencia. En un accidente, todos y todas somos víctimas.

Actualmente, Barcelona dispone de más de 175.000 aparcamientos en superficie, incluyendo las plazas señalizadas en calzada y los espacios que permiten el aparcamiento de motos en acera según marca la normativa vigente, así como de aparcamiento fuera de la calzada.

La ciudad cumple hoy con los requerimientos técnicos de seguridad de diseño del espacio urbano como son las vallas de carretera con faldones de seguridad, la pintura antideslizante y el diseño específico de pasos de peatones para evitar resbalones.