Fomento de los desplazamientos a pie

Fomentamos los desplazamientos a pie. Porque desplazarse a pie es la manera de moverse más orgánica y universal que llevamos incorporada todos los seres humanos.

Aproximadamente la mitad de la ciudadanía se mueve a pie, y hay que tener en cuenta que todos y todas, con independencia de la manera en que solemos movernos habitualmente, nos desplazamos andando en un momento u otro del día. Además, ahora, ante las nuevas necesidades, permite mantener las distancias de seguridad y las medidas higiénicas necesarias.

Hay que pacificar el tráfico y aumentar la superficie segura para los peatones con el fin de mejorar la seguridad, la calidad del aire, la salud y la convivencia.

 

¿Qué hacemos?

En la primera fase de actuaciones se realizó la ampliación táctica de las aceras para que los peatones pudiesen caminar con más seguridad. Para ello, se reducieron los carriles de tráfico para priorizar la movilidad a pie y pacificar la circulación de vehículos. Esta actuación se llevó a cabo en las calles Consell de Cent, Girona y Rocafort, que pasaron a tener un solo carril de circulación y aceras más amplias, y en la Vía Laietana, que vió aumentada la amplitud de sus aceras.

Aparte, en el cruce de la calle de Rocafort con Consell de Cent, donde confluyen dos de las vías en las que se hizo ampliación de aceras, se realizó una acción táctica para hacer visible la intersección y sumar nuevos espacios para la ciudadanía. En este ámbito, se incorporó además espacios verdes, mobiliario urbano y otros elementos de ocio para fomentar el juego. La nueva configuración del cruce también permite que los peatones puedan cruzar de manera más directa en este chaflán.

En la segunda fase, se habilitaron 2850 metros cuadrados nuevos para peatones a través de dos actuaciones de ampliación de aceras con intervenciones tácticas: la ronda de la Universidad, con la ampliación táctica de las dos aceras, y la calle de Pelai con una ampliación táctica de la acera mar.

Se cerraron vías al tráfico para facilitar un espacio más amplio a las personas que van a pie y, al mismo tiempo, permitir que se respete la distancia física entre las personas.

Se cerró la circulación de vehículos motorizados un total de 12 kilómetros y 30 000 metros cuadrados, mediante la pacificación del lateral montaña de la avenida Diagonal, entre el Paseo de Gràcia y la calle de la Marina, y el lateral mar de la avenida Diagonal, entre la plaza de Francesc Macià y el Paseo de Gràcia, y el lateral mar de la Gran Via de les Corts Catalanes, entre las plazas de España y de Tetuan.

Desde febrero de 2021, se implantó una nueva señalización en los laterales de la Gran Via de les Corts Catalanes y de la avenida Diagonal que obliga a girar a la derecha (excepto las bicicletas y los taxis) en algunas calles de la red básica que cruzan estas vías. El objetivo es que los vehículos circulen preferiblemente por la red básica de movilidad, que permite una conectividad mayor, y que la circulación sea residual en los laterales y en los ejes verdes de la ciudad actuales y futuros para reducir el tráfico de paso.

En la primera fase, y para afrontar el desconfinamiento progresivo en la ciudad, se cerraron al tráfico algunas calles para abrirlas a los peatones y a las bicicletas. Estas medidas permitieron ampliar el espacio reservado para peatones a fin de que la reanudación progresiva del uso del espacio público pudiese llevarse a cabo de forma segura y respetando las distancias entre personas, las recomendaciones sanitarias y los criterios marcados por las autoridades administrativas.

Empezaron siendo 44 calles en los diversos distritos (se priorizaron los barrios con menos espacios seguros para pasear y sin acceso a grandes espacios abiertos o parques), que se cortaron al tráfico de paso, y llegaron a ser 60 calles (en junio de 2020), que permitieron destinar más de 21,3 kilómetros y 85.300 metros cuadrados nuevos a los peatones. El cierre diario, de 9.00 a 21.00 horas, se marcó con vallas metálicas señalizadas al principio y al final de cada calle y en cada cruce. 

En la segunda fase, una vez analizado el funcionamiento de esta red de itinerarios seguros en los barrios, se ha trabajado con los distritos el mantenimiento y la consolidación de los cortes que mejor han funcionado. En este sentido, se mantuvieron las vallas en un total de 33 calles, donde posteriormente se instaló señalización vertical y horizontal de prohibición del tránsito rodado, excepto el acceso a los aparcamientos y el paso de vehículos de servicios, mercancías y emergencias.

De esta manera, las restricciones de vehículos de motor en estas calles han quedado implantadas de manera definitiva en Barcelona, y se ganaron 41.700 metros cuadrados de carriles de circulación para que los utilice la ciudadanía.

En la primera fase, desde el fin de semana del 23 y 24 de mayo y hasta el 27 y 28 de junio, la ciudad ganó siete grandes ámbitos pacificados en lo que respecta al tráfico para llevar a término las actividades de ocio y la práctica deportiva de la ciudadanía, lo que garantizó el cumplimiento de las medidas y distancias de seguridad en el espacio público, entre las 9.00 y las 21.00 horas. Fueron los siguientes espacios: la montaña de Montjuic; el eje de la Creu Coberta - carretera de Sants (entre plaza de Espanya y calle de Arizala); la Vía Laietana (entre plaza de Urquinaona y plaza de Antonio López); Gran de Gràcia (entre Jardinets de Salvador Espriu y plaza de Lesseps); el eje paseo de Pi i Margall - paseo de Sant Joan (entre ronda del Guinardó y paseo de Lluís Companys); paseo de Fabra i Puig - rambla Onze de Setembre (entre las calles del Tajo y del Segre), y avenida del Litoral (laterales ronda, entre las calles de la Marina y de Josep Pla, y aparcamientos situados entre Nova Icària y Llevant).

En la segunda fase, el Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto incorporar algunos de los cortes viarios que se han llevado a cabo durante este periodo todos los fines de semana y festivos en el programa “Obrim carrers”que vuelve a estar en funcionamiento desde otoño de 2020. El Ayuntamiento de Barcelona ajusta el acceso para los servicios esenciales y que tengan necesidades específicas en las zonas restringidas al tráfico.

Con el objetivo de liberar todavía más las aceras y facilitar los desplazamientos a pie, se están ejecutando simultáneamente varias fases de la campaña para liberar las aceras de motos mal estacionadas y para promocionar el aparcamiento en las plazas habilitadas en la calzada y en aparcamientos subterráneos.