Exposiciones temporales

MUSEU ETNOLÒGIC I DE CULTURES DEL MÓN - PARC MONTJUÏC

Espacio experimental de exposiciones temporales

Espacio experimental de exposiciones temporales

El Museu Etnològic quiere ser un espacio de conocimiento útil para la ciudadanía. Reflexionar sobre una sociedad plural y cambiante como la catalana significa estar atento a las novedades que se producen y aportar respuestas que ayuden a interpretar la realidad con el nivel de profundidad propio de la antropología.

Es por ello que el museo reserva una planta entera a las exposiciones temporales, un espacio donde experimentar con las metodologías científicas y las formas expositivas, pero sobretodo, para colaborar con los investigadores y el tejido asociativo que comparte la necesidad de divulgar las temáticas de interés ciudadano.

El espacio experimental de exposiciones temporales conserva la estructura de vitrinas original del edificio, permitiendo la coexistencia de espacios expositivos separados y la sucesión de proyectos con necesidades y duraciones diferentes. Es aquí donde tienen cabida las corrientes más contemporáneas, donde la ciencia y el arte pueden interaccionar, y donde se pueden desarrollar las propuestas de autor.

 

"Les cares de Barcelona"

BarcelonasUna nueva exposición en el Museu Etnològic de Barcelona nos propone que nos liberemos de las imágenes de la ciudad que conocemos, que le echemos un vistazo nuevo y fresco, y que proyectemos una mirada nueva sobre Barcelona o, mejor dicho, sobre las muchas caras de Barcelona que engloba la capital catalana. La muestra será inauguró el 22 de enero, en un acto que contó con la participación del Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Jaume Collboni.

No, lo que veréis en esta exposición no es ningún resumen de la ciudad ni un compendio de sus características principales, sino una invitación a repensar la ciudad a partir de algunos elementos (la gente, los mensajes, las fiestas, las calles y los edificios, las culturas...), que dan nombre a los diferentes ámbitos de la exposición y que constituirán herramientas para analizar desde perspectivas nuevas la ciudad en la cual vivimos.

Así, contemplaremos las calles de la ciudad como un espacio público con una dimensión física, pero también como un conjunto de regulaciones y ordenaciones  establecidas por las instituciones, con cierta participación de la ciudadanía. ¿Qué actitudes, fisionomías, indumentarias o paisajes arquitectónicos caracterizan Barcelona? Aquí encontraréis algunas pistas para descubrirlo.

En Les cares de Barcelona visitaréis una ciudad llena de avisos, señales, advertencias, anuncios, prohibiciones... Y es que, sí, Barcelona se puede leer, puesto que está llena de mensajes, algunos de los cuales han sido promovidos por las instituciones para crear una visión compartida entre la ciudadanía, un modelo de ciudad que busca presentarla en el exterior como un hábitat deseable.

Este "modelo Barcelona" va acompañado de normas y regulaciones, pero también de mensajes alternativos, a veces disonantes y a veces paralelos, emanados de ámbitos, grupos o colectivos diversos que van de las asociaciones de vecinos a clubes y colles de todo tipo.

Porque, ¿qué es y cómo es un barcelonés? No, existe ningún arquetipo que se pueda aplicar a los habitantes de una ciudad diversa donde todo el mundo parece diferente, pero el ser humano necesita aplicar etiquetas, de ahí que siempre existan discursos que intenten establecer quién es de la ciudad y quien no, quienes son los autóctonos y quienes los alóctonos.

La cultura es una buena manera para a definir a los habitantes de una ciudad y, en especial, la fiesta, un momento en que el grupo se manifiesta como tal empleando sus propios códigos de comunicación. Fijaos y veréis como cada grupo o colectivo constituye una ciudad diferente, a veces superpuesta al resto, que deja constancia de la riqueza de una ciudad de ciudades donde estan representadas las diversas culturas del mundo.

El espacio físico y, en concreto, los edificios y monumentos, sean de la Barcelona vieja o de la ciudad moderna que nació del derribo de las murallas, constituye el decorado barcelonés, lleno de iconos y de espacios característicos que nos permiten identificar la ciudad.

Todo bajo la mirada de los miles y miles de visitantes que pasan cada día, por trabajo o por placer, por Barcelona o por ciudades de todo el mundo con un atractivo turístico especial. ¿Es el turismo un fenómeno nuevo en Barcelona? Aquí comprobaréis que no, y que el proceso de "turistización" de la ciudad se remonta a más de un siglo y medio atrás y empezó con la Exposición Universal de 1888. Hoy, el proceso continúa y cada día muchos viajeros vuelven a sus países con souvenirs en la maleta que internacionalizan alguna de las muchas caras de Barcelona que existen.

La exposición quiere constituir una especie de fresco de la ciudad de hoy, pero es un fresco que admite muchas lecturas, de aquí que la propia muestra invite a los visitantes a volver, a mirarla de nuevo y a redescubrir en cada visita una cara de  Barcelona nueva y diferente.

 

MUSEU ETNOLÒGIC I DE CULTURES DEL MÓN - MONTCADA

"IFNI. LA MILI DE LOS CATALANES EN ÁFRICA"
Ifni, un pequeño e indómito enclave español en la costa meridional de Marruecos, no muy lejos de la colonia del Sáhara, fue el destino inesperado de miles de soldados de leva a lo largo de tres décadas. Ocupado en medio de la Segunda República, en 1934, el territorio no disponía de recursos naturales importantes ni tampoco de un papel estratégico en el concierto internacional que pudiera justificar una ocupación prolongada hasta la retrocesión en el Marruecos de 1969. Menospreciado por el lobby colonial catalán y español y casi inaccesible, el presidio de Ifni, verdadero penal en acabar la Guerra Civil, aconteció así el escenario ideal por la exhibición de los desvaríos imperiales de las élites militares del estado, y a la vez lugar donde se abocaron a lo largo de los años una muchedumbre de reclutas que allá efectuaron su servicio militar.

En el Museo Etnológico de Culturas del Mundo de Barcelona, en su sede de  C/Montcada, 12, se presenta una exposición que pretende explorar la experiencia ambivalente vivida por los jóvenes catalanes que fueron soldados de leva destinados en Ifni. Al azar de un sorteo que los envió a cumplir sus deberes militares a los cerros pelados de aquella colonia se añadió, a partir de 1957, el trauma de una guerra de liberación censurada por el régimen franquista y, de 1958 en adelante, la tensión propia de un armisticio que se mantuvo hasta el abandono definitivo de la colonia. Tomando como eje la memoria compartida por los antiguos veteranos catalanes, sus historias de la mili en la África, Ifni nos invita a adentrarnos dentro de unos relatos personales atravesados por el rencor y la nostalgia, testigos configurados alrededor de un pliegue de reivindicaciones que permanecen desatendidas quizás porque paran atención sobre un pasado incómodo que casi nadie quiere recordar.

Seguidnos en el  Blog del Museo y os explicamos más sobre Ifni. La mili africana de los catalanes.

 
 
MUESTRAS DE VITRINA-APARADOR
Estas pequeñas exposiciones pondránen valor la imprescindible e incomiable tarea de personas que, de manera espontánea y fruto de su observación, desazón y pasiones, han recaudado piezas de gran valor etnográfico.
 

EXPOSICIONES FINALIZADAS

Museu Etnològic ide Cultures del Món- Parc Montjuïc

«Lo sagrado, lo profano y la fiesta»

Josefina Roma comisaria esta exposición que explora los orígenes y al vigencia del hecho religioso en Cataluña, donde entran en diálogo las tradiciones religiosas con la identidad contemporánea y las manifestaciones festivas. Diversos ejes nos guían a través de las diferentes tradiciones festivas, destacando aspectos que nos permiten pensar el papel que la religión y los rituales han tenido, y tienen en nuestra sociedad.

Por un lado se nos muestra la tradición como una realidad plural y cambiante, un proceso de acumulación cultural donde conviven elementos pre-románicos y pre-cristianos con las aportaciones de los recién llegados y las minorías. También se nos da a ver la religión como un elemento que ha configurado la geografía humana, marcando espacios emblemáticos y significando paisajes. El ciclo de la vida se ve reflejado en sus dos corrientes: los momentos que marcan las etapas de la vida humana, con ritos de paso que representan el ingreso en la sociedad y los cambios de rol que ejercen los protagonistas, y con el calendario, marco por excelencia para representar el ciclo anual y sus festividades.

La exposición realza el valor de una parte importante del patrimonio objetual depositado en el museo, pero también se apoya en otros elementos que nos trasladan la dimensión viva de la cultura y su vigencia, siempre adaptada a los nuevos tiempos.

Exposición terminada

«Tierra de alfareros»

Tierra de alfarerosEsta exposición es una aproximación a la cultura del agua y algunos oficios relacionados: barreros y zahorís. La muestra combina piezas contemporáneas con otras que ilustran la variedad del Mediterráneo occidental. 

Se presenta una muestra de la creación de tres maestros canteros contemporáneos de Cataluña: Jordi Avante de Miravet - Benissanet (Tierras del Ebro - Principat de Catalunya), Emili Boix d’Agost (Alicante – País Valenciano) y Pere Coll de Pòrtol (Mayorca – Islas Baleares).

Los tres creadores reproducen todavía los modelos tradicionales de la cerámica popular de sus territorios, como también se dedican a la creación de diseños contemporáneos. La muestra presenta las diferentes tipologías de piezas de cerámica tradicional, y sus nuevas creaciones inspiradas en la tradición.

Completa la muestra de barro una selección de piezas características de los centros canteros del ámbito mediterráneo: Magreb y Península Ibérica. 

Exposición terminada

 

 

 

 

 

 

Museu Etnològic ide Cultures del Món- Montcada

«IKUNDE. Barcelona, metròpoli colonial»

La sede de la calle Montcada acoge una nueva exposición dedicada a la relación entre Barcelona y la Guinea Española. Está comisariada por Andrés Antebi, Pablo González Morandi, Alberto López Bargados y Eloy Martín Corrales.

El mes de octubre de 1966, el hallazgo de un gorila albino en las selvas guineanes supuso un hito inesperado. Capturado por los campesinos que previamente habían disparado contra su madre, la cría, de entre dos y tres años, llegó a manos de Jordi Sabater Pi, responsable del centro de experimentación y aclimatación Ikunde, fundado por el Ayuntamiento de Barcelona en 1959. Enviado semanas más tarde al zoo barcelonés, la excepcionalidad del animal aconteció inmediatamente un motivo de atención internacional. En medio del clima de incertidumbre que Barcelona experimentaba durante la década de 1970, Copito de Nieve se erigía como un nuevo icono atractivo y moderna, uno de los más célebres embajadores de la ciudad y personaje destacado de un relato que sólo cambiaría definitivamente con la organización de los Juegos Olímpicos de 1992.

El 1968, en el crepúsculo del franquismo, la entonces colonia española Guinea logró su independencia, bautizada como Guinea Ecuatorial. Se clausuraba pues un período oscuro de la historia del territorio centroafricano, dominado por las lógicas extractivas propias de la dominación colonial: cacao, café y maderas nobles, principalmente.

A diferencia de lo que podría imaginarse, la auténtica metrópolis de aquel proyecto colonial no fue Madrid, sino Barcelona. En efecto, desde finales del siglo XIX, la rica actividad industrial radicada en la Ciutat Condal había estimulado una importante transferencia de inversiones hacia aquella colonia lejana, mientras los misioneros clareteanos, a partir de su sede en Vic, se encargaban de las tareas de evangelización de las poblaciones autóctonas.

A medida que se consolidaba la empresa colonial, la explotación de las riquezas del territorio se vio secundada por una red cada vez más numerosa y diversa de colonos y de proyectos, algunos de ellos bajo criterios que ya no eran únicamente comerciales.

Quizás el colofón de los proyectos científicos destinados en Guinea fue la creación, el 1959, del centro de Ikunde, a pocos kilómetros de Bata, la capital de la Guinea continental. Construido gracias a la iniciativa personal de Antoni Jonch, entonces director del Parque Zoológico de Barcelona, y Augusto Panyella, director del Museo Etnológico, y dirigido por Jordi Sabater Pi, Ikunde aprovisionó durante una década buena parte de los fondos zoológicos, etnológicos, arqueológicos y botánicos del Ayuntamiento de Barcelona, y se erigió como una institución clave para comprender algunas características esenciales en la emergencia de la red de equipamientos culturales de que dispone actualmente la ciudad.

Tomando como hilo conductor la creación de Ikunde en medio de la selva tropical, la exposición pretende revisar el vínculo complejo y ambiguo trazado entre Barcelona y Guinea.

IKUNDE. Barcelona, metròpoli colonial se podrá visitar desde el 10 de junio hasta el 30 de junio del 2017.

Articles relacionats:

Ikunde, un pedazo de Barcelona en África central

Copito de Nieve, de Ikunde a Barcelona

Els objectes d'Ikunde

Las cajas del Etnològic