Una exposición en la Vitrina recuerda a un pionero de la fotografía antropológica en Filipinas

¿Cómo fueron los inicios de la fotografía antropológica en Filipinas? ¿Cómo era la vida cotidiana a principios del siglo XX en las pequeñas comunidades rurales repartidas por el país? Lo descubriréis en la nueva exposición de la Vitrina, en la sede de la calle de Moncada del Museu Etnològic i de Cultures del Món. Está dedicada a Eduardo Masferré, un todo un pionero en esta materia.

La exposición se titula, precisamente, Eduardo Masferré, pionero de la fotografía antropológica en Filipinas, y está dedicada a un fotógrafo hispano-filipino que vivió entre el 1909 y el 1995. Era hijo de un catalán que, a finales del siglo XIX, había emigrado a Filipinas con su familia y que, allí, conoció a una nativa filipina de la tribu de los Kankanai llamada Nena Ogues. Se  casó y, fruto de aquel matrimonio, nacieron seis hijos, entre ellos Eduardo Masferré. Del 1914 al 1921, y para que los hijos pudieran estudiar, los Masferré regresaron a Cataluña, concretamente a Sant Feliu de Guíxols. Al volver a instalarse en Filipinas, el padre se hizo granjero y sacerdote episcopaliano.

Eduard Masferré, que había empezado sus estudios en Cataluña, los terminó en Filipinas y después, siguiendo los pasos de su padre, se hizo profesor en las misiones y, después, administrador de misiones en Sagada, en la isla de Luzón. Paralelamente, había desarrollado una afición por la fotografía y, de manera amateur, retrataba su entorno, principalmente a las personas con quienes tenía un contacto más próximo.

En 1934 ya fotografiaba tribus que vivían en las montañas de la Cordillera Central de la isla de Luzón, previendo
su posible desaparición y, después de la II Guerra Mundial, abrió un estudio de fotografía en Bontok
(también en la isla de Luzón), donde hacía retratos de estudio y fotografiaba los pueblos de la zona.

Podéis ver algunas de las imágenes que tomaba Masferré en la nueva exposición de la Vitrina de la sede de la calle de Moncada del Museo, donde las imágenes dialogan con algunas piezas de la colección, a la vez que se explica la manera en qué estas piezas acabaron formando parte de los fondos del centro.

Espacio: Sede de la calle de Moncada del Museu Etnològic i de Cultures del Món (Moncada, 12-14)

Fechas: A partir del 5 de marzo

Precio: Entrada gratuita