Una selección de 'Rostros' de tiempos y culturas diversas, en la vitrina de Montjuïc

Seres humanos, divinidades, representaciones de los antepasados... Las diversas culturas del mundo han reproducido en diferentes momentos de la historia de la Humanidad rostros de todo tipo. Estos días, veréis algunos de ellos en la vitrina de la sede del parque de Montjuïc del Museu Etnològic i de Cultures del Món.

Es la exposición Rostros, una muestra de bolsillo que está instalada en la primera vitrina que veréis al acceder a la sede de Montjuïc del museo y que reúne cuatro piezas con una particularidad común: todas reproducen caras y expresiones.

No, reproducir la expresión humana no es una tarea fácil, a pesar de que algunos artistas hayan logrado transmitir la personalidad y la singularidad del personaje retratado al reproducir fielmente miradas y rasgos específicos. Siempre, en todo caso, estos rostros nos confrontan a la alteridad e inducen, por lo tanto, una reflexión sobre la propia identidad.

Lo veréis contemplando, por ejemplo, una cabeza de Bartomeu Marcé (1875-1964), escultor y creador de figuras de pesebre, que forma parte de Rostros. Es una imagen del siglo XX de terracota. Fijaos en la expresividad extraordinaria del rostro y el dinamismo de la imagen, que parece casi a punto de hablar o de fijar su mirada en la nuestra. 

La de Bartomeu Marcé es una muestra del trabajo de quién está considerado el último pesebrista romántico, un artista que empleaba herramientas especialmente finas para remarcar las expresiones de las imágenes.

Pero la lucha de Marcè por reproducir un rostro en concreto se parece mucho a la que debía mantener, por ejemplo, el autor de la cabeza de la diosa Parvati-Durga que debió crear un artista indio entre los siglos XIV y XV. Es otra de las piezas, esta de latón, que encontraréis en la misma vitrina y que está acompañada de la cabeza de un antepasado tallada en madera en el siglo XIX en el reino de Benin, en el actual territorio nigeriano.

El más antiguo de los Rostros presentes en la vitrina sin embargo, es el que decoraba un hacha ceremonial de la cultura olmeca, una imagen que fue esculpida en piedra en México entre los siglos XI y VI antes de Cristo.
 


Rostros

Espacio: Vitrina de la sede del parque de Montjuïc del Museu Etnològic i de Cultures del Món

Precio: Visita gratuita