Presentación

JOAN SUBIRATS

Teniente de alcalde de Cultura, Educació, Ciència i Comunitat

Los historiadores se interesan cada vez más por la pequeña historia, la historia que escribe, sin saberlo, la gente de la calle, hombres y mujeres alejados de la esfera pública que participan de forma activa en hechos que marcan el progreso de una sociedad. Y cada vez más, también, esta gente anónima conserva cuidadosamente los recuerdos y documentos de sus mayores, consciente de su enorme valor humano e histórico. Porque entre las cartas, las fotografías y los dietarios de las generaciones que nos han precedido podemos encontrar información de primera mano sobre costumbres y tradiciones, sobre luchas ignoradas por los manuales de historia o transformaciones urbanas.

Gracias a la generosidad de personas que han cedido su archivo familiar para la consulta y el estudio, en los últimos tiempos, los archivos públicos de Barcelona se han ido engrosando. Películas domésticas, documentos oficiales, postales, expedientes o recortes de periódicos se han restaurado y catalogado para que todos y todas puedan consultarlos. Y no solo los historiadores, sino también los novelistas, se han nutrido de estas fuentes, auténticas y legítimas, para recuperar episodios olvidados de nuestra historia y personajes silenciados.

La gran literatura inspirada en las pequeñas historias cotidianas centra esta edición de Barcelona Novel·la Històrica. Una literatura que rinde tributo a las personas que han participado en sucesos relevantes pero no han sido objeto de homenajes ni memorias. Una literatura que restituye a la gente corriente, anónima, en el lugar que le corresponde en la historia. La ciudadanía, el pueblo, es protagonista.

 

FÈLIX RIERA

Comisario de Barcelona Novel·la Històrica

 

Pequeñas Historias que han hecho historia

Al hablar de la historia no es extraño que nuestra mirada se centre principalmente en las historias particulares de los grandes hombres y mujeres que han marcado cada una de las épocas. El conocimiento de sus éxitos políticos, militares, científicos y artísticos a través de la lectura despiertan nuestra imaginación y nos hacen revivir sus hazañas. Sin embargo, cuando nos adentramos en las claves de una época para comprender su espíritu, con sus luces y sus sombras, advertimos que las pequeñas historias de hombres y mujeres que no jugaron un papel predominante en su tiempo explican aún mejor lo que fueron aquellos acontecimientos, a partir de los detalles de sus vidas y de anhelos que solo ellos pueden revelar. En cierto modo, las microhistorias, las pequeñas historias, al ser noveladas y puestas al descubierto, en un ensayo o en un estudio historiográfico, se convierten en macrohistorias.

En términos generales, la historia siempre se ha inclinado a establecer, narrar y agrandar las gestas de los reyes o reinas ante los hombres y las mujeres anónimos de su tiempo. El historiador Carlo Ginzburg advertía: "antes era válido acusar a quienes historiaban el pasado de consignar únicamente las hazañas de los Reyes. Hoy en día ya no lo es, ya que cada vez se investiga más sobre lo que ellos callaron, expurgaron o simplemente ignoraron. «¿Quién construyó Tebas de las siete puertas?», pregunta el lector obrero a Brecht. Las fuentes nada nos dicen de aquellos albañiles anónimos, pero la pregunta conserva toda su carga". Y así lo planteó Ginzburg en el prólogo de su obra El queso y los gusanos en la que nos descubre la vida del molinero Domenico Scandella, acusado de herejía en el siglo XVI por su particular forma de ver el mundo.

Nos proponemos, pues, dedicar Barcelona Novel·la Històrica a las historias, las pequeñas historias, de mujeres y hombres anónimos que han cambiado el mundo sin reparar en ello; personas anónimas que despiertan interés porque adentrarse en sus vidas nos permite entender el devenir de la historia. En esta edición, proponemos viajar en el tiempo de la mano tanto de historias reales, documentadas, como de ficticias que nos ayudan a entender la dimensión moral, social y artística de una época.