Presentación

JOAN SUBIRATS

Teniente de alcalde de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad

 

Barcelona, ​​una y muchas

Una ciudad como Barcelona, ​​crisol de culturas y motor de progreso, atesora una historia única y diversa que han recogido cronistas de todas las épocas. Muchas veces, esta capital abierta, creativa y acogedora no solo ha cautivado a autoras y autores que han nacido o vivido aquí; otros, procedentes de países cercanos o del otro lado del Atlántico, han caído bajo el hechizo de una ciudad que es, en realidad, muchas ciudades. Es una ciudad que, como dijo el escritor que este año recoge el Premio Barcino, es prodigiosa.

Por ese motivo, Barcelona y, por extensión, las barcelonesas y los barceloneses del presente y del pasado son el eje de la octava edición de Barcelona Novel·la Històrica. Esta edición recorre la ciudad construida, la hospitalaria o la oculta, las ciudades que fue en los siglos X, XVIII o XX —incluso, la que fue 200 años antes de nuestra era—, las Barcelonas que han inmortalizado grandes novelistas en sus libros, y otras Barcelonas aún por descubrir.

Barcelona se escribe cada día y la huella de su historia puede leerse en las calles, en las fachadas de los edificios y en los monumentos que la identifican. Por eso, Barcelona Novela Histórica os invita a escuchar a voces expertas o a leer su obra, con la curiosidad y el espíritu emprendedor que ha caracterizado siempre a su ciudadanía.

Durante una semana, escribimos y leemos Barcelona. Porque también nosotros somos sus protagonistas.

 

 

FÈLIX RIERA

Comisario de Barcelona Novel·la Històrica

Barcelona, la historia

Las propiedades de las ciudades, como señala el escritor italiano Italo Calvino, son múltiples: la memoria, el comercio, la extensión, la imaginación o la belleza. En su libro Las ciudades invisibles habla de las ciudades continuas, las ciudades ocultas, las ciudades tenues, las ciudades y el cielo, las ciudades y el deseo, las ciudades y el nombre, las ciudades y la memoria, las ciudades y los cambios, las ciudades y los ojos, las ciudades y los signos, o las ciudades y los muertos. A todas ellas les da nombre de mujer: Diomira, Dorotea, Zirma, Zoe o Ersilia, entre muchos otros, y son narradas e imaginadas por Marco Polo para Kublai Kan. El gran Kan pregunta al mercader por qué al hablar de todas estas ciudades fantásticas siempre termina hablando de Venecia. Y Marco Polo le responde: “Para distinguir unas cualidades de las otras, debo partir de una primera ciudad que permanece implícita. Para mí es Venecia”. Para nosotros, esa ciudad es Barcelona. Es la ciudad que nos permite contar una gran historia individual y colectiva.

La Barcelona que conoceremos a través de las novelas históricas se compone de historias, hazañas, conflictos y belleza. Es la ciudad donde se construyen civilizaciones y se gestan las revoluciones que las hacen caer. Es la ciudad en la que se elaboran mitos y leyendas para desbordar los límites. Es la ciudad sitiada, franca, hospitalaria, expansiva, creativa y vital. Barcelona es el reflejo de ese intrincado organismo que son las ciudades. Las ciudades que, en la misma dirección que propone Calvino, revelan la ciudad actual, la contemporánea, heredera de todos los pasados ​​y futuros del resto de ciudades. La historia de Barcelona, ​​que se remonta a 2.000 años atrás, contiene grandes y pequeñas historias en las que podemos observar la compleja construcción de una ciudad forjada por las ideas y las acciones de hombres y mujeres. Ellos y ellas la pensaron y la construyeron.

Barcelona Novel·la Històrica quiere avanzar en la historia y comprenderla de la mano de Barcelona: la Barcelona que ha sido capaz de convertirse en símbolo de modernidad, creatividad y hospitalidad, a pesar de los vientos contrarios de la historia que a toda ciudad le toca afrontar. La historia de la ciudad, de esta Barcelona observada a través de las novelas históricas que la han convertido en protagonista y describen su evolución y trayectoria, es también la historia de los barceloneses y barcelonesas y de todos aquellos que han contribuido a su realización. Las novelas históricas han hecho visible la ciudad de Barcelona al hacer aflorar de ella los aspectos que la han hecho diversa y compleja, como los prodigios, la lucha, la creación artística o la pasión.