MediAmbient




Jardines de la Tamarita

Estos jardines son un buen lugar para descansar y estar tranquilos alejados del ruido de la ciudad, protegidos por un muro de piedra y hierro forjado que los rodean.

Los jardines de la Tamarita son un vivo ejemplo de jardín privado asimilado como espacio y patrimonio público. Es, además, una de las obras tempranas de Nicolau Maria Rubio i Tudurí. Las sucesivas rehabilitaciones realizadas en el parque, la última en 2009 e Abrir documento PDF inaugurada al 2010, han contribuido a mantener y preservar formas y disposiciones vegetales originales así como el espíritu de un jardín donde pasear permite ponerse en la piel de la burguesía acomodada catalana, los patriarcas que promovieron este tipo de jardines residenciales.

Está dividido en dos ámbitos diferenciados, uno de mayor clasicismo y orden y otro que aprovecha el paso del torrente del Frare Blanc para ofrecer una visión más espontánea. La superficies de pradería actúan como divisoria entre los dos espacios y cuenta con un árbol de interés local, un Roble (Quercus robur) centenario de 23 metros de altura.

Los jardines están llenos de elementos decorativos que confirman sus orígenes como jardines domésticos con pequeños estanques, con manantiales, figuras de terracota, copas de piedra, mármol y cerámica convertidas en fuentes, macetas ornamentales, etc. La disposición del parque invita al paseo tranquilo y pausado y a detenerse en los rincones y espacios de refugio que el paseante encontrará a lo largo del recorrido.

En la entrada, nos recibe una fuente y un pequeño estanque enmarcados por una enredadera que es un tipo de liana exótica, la enredadera de alambre (Muehlenbeckia complexa). Todo el conjunto disimula y esconde uno de los pabellones del jardín y que ahora tiene uso social como sede de la asociación de vecinos y como edificio de servicio.

En el jardín más clásico y ordenado en parterres de origen francés encontraremos profusión de boj (Buxus sempervirens) y rosales, replantados para recuperar el aspecto original del jardín en la última rehabilitación. A continuación encontramos un espacio que cumple con la función de pequeña plazoleta, con una fuente ovalada, la plaza de los cuatro continentes, un ninfeo con la fuente-gruta cascada y la pradera que nos conduce a la parte més silvestre del jardín.

Los jardines de la Tamarita cuentan una profusa concentración de arbustos como el mirto (Myrtus communis) que nos acompaña en el recorrido hasta la plaza de los cuatro continentes. Aquí encontramos también aligustres (Ligustrum lucidum), laureles (Laurus nobilis) y pitósporos (Pittosporum tobira) de gran tamaño así como robinias (Robinia pseudoacacia) y plátanos de sombra (Platanus X hispánica)

En nuestro recorrido por este jardín encontramos también tejos (Taxus baccata), naranjos amargos (Citrus aurantium), bojs (Buxus sempervirens) y una jacaranda (Jacaranda mimosifolia). Llegando al torrente del Frare Blanc encontramos cipreses, cáñamo de bruja o acantos (Acanthus mollis), cintas (Phiopogon Jaburan), más pitósporos (Pittosporum tobira) y aligustres (Ligustrum lucidum), bambúes (Phyllostachys bambusoides) y grandes tilos plateados (Tilia tomentosa).

La última incorporación al parque es un ejemplar muy raro: estamos hablando de un auténtico fósil viviente, la Wollemia Nobilis. Este es un árbol del cual se encontraron algunos ejemplares aislados en Australiano en 1994. Estos árboles vivieron en la tierra hace unos doscientos millones de años, convirtiéndose en unos supervivientes de la familia de las Araucarias. Se creía que se habían extinguido hace dos millones de años. Los cuarenta ejemplares que viven en el parque australiano de Wollemi donde fueron descubiertos han dado pie a un proyecto para recuperar la especie en jardines botánicos de todo el mundo. El nuevo árbol se encuentra compartiendo espacio en los Jardines de la Tamarita junto a otras especies curiosas como una araucaria (Araucaria cunninghamiana), un árbol de fuego o roble sedoso (Grevillea robusta), también oriundos de Australia y una haya de hojas púrpuras (Fagus sylvatica).

Historia

Cuando atravesamos la puerta de los Jardines de la Tamarita entramos en una Barcelona que nos transporta a los tiempos en que la burguesía edificaba sus mansiones rodeadas de jardín en la parte alta de la ciudad. En este caso se trata de una finca de dos hectáreas perteneciente a la familia Craywinckel que a principios del siglo XX fue adquirida por el industrial del algodón Alfredo Mata. Este edificó una casa señorial - hoy sede de la Fundación Blanquerna -rodeada de jardines, el diseño de esta se considera una de las obras primigenias del arquitecto y paisajista Nicolau M. Rubió i Tudurí. Mata construyó tres casas más para sus hijos en la parte alta de la finca, que actualmente no pertenecen a los jardines.

Características

Distrito
Sarrià-Sant Gervasi
Dirección
pg. de Sant Gervasi, 47-49
Accesos
pg. de Sant Gervasi
Superfície
1,4 hectáreas
Horario
de las 10.00 h hasta el atardecer
Cómo ir
Cómo llegar
Servicios
  • Área de juego infantil
  • Mesas de ping-pong
  • Ciclo de música ''Clásica en los parques'' en verano
  • No está permitida la entrada de perros
  • No está permitido jugar al fútbol
  • No está permitido circular en bicicleta
  • El agua de las fuentes no es potable
Equipamientos
  • Fundación Blanquerna
  • Universidad Ramon Llull
  • Asociación de Vecinos y Vecinas Putxet y Asociación de Vecinos de Craywinckel

Los contenidos de este web están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.