MediAmbient




Jardins de Joan Brossa

Lo que durante más de 30 años fue el Parque de Atracciones de Montjuïc, hoy es un gran espacio verde cubierto de una vegetación abundante y muy mediterránea. Los Jardines Joan Brossa invitan a pasear, descansar y jugar. Merece la penar ir para pasar un día de ocio, rodeados por un paisaje natural y abundante, con zonas soleadas y otras sombrías, y con unas magníficas vistas de Barcelona.

Los Jardines de Joan Brossa son un excelente ejemplo de la recuperación paisajística y ambiental de un espacio a través de la consolidación del paisaje vegetal ya existente y de la potenciación de un aspecto natural y con un punto salvaje.

A medio camino entre un parque forestal y un jardín de ciudad, los Jardines de Joan Brossa tienen características de ambos, especialmente los propios de un bosque. El aspecto de naturaleza espontánea de los jardines es más acentuado en la parte inferior, donde estas características se refuerzan por el predominio de vegetación. Una pasarela elevada de madera se adentra y permite contemplarla como si estuviésemos en un balcón.

Tanto la topografía como la vegetación preexistente constituyen por sí mismas un paisaje muy atractivo. Pese al desnivel, los jardines son de fácil acceso. Esto es posible gracias a las dos rampas que enlazan todo el recorrido principal. Sólo en algunos rincones, medio escondidos entre los árboles, todavía se conservan tramos de las escaleras de piedra del antiguo parque de atracciones, con bancos de piedra incrustados en la pared de la pendiente. En la zona superior del antiguo teatro hay un mirador con gradas de hormigón al que se accede fácilmente a través de una rampa.

Espacio de conexión

Su situación ha convertido los Jardines de Joan Brossa en el elemento de conexión entre los diversos jardines el Parque de Montjuïc. Justo encima, un poco más abajo del castillo de Montjuïc, está el Mirador del Alcalde y el itinerario que atraviesa el jardín en sentido este-oeste permite enlazar directamente con los Jardines Mossèn Cinto Verdaguer, más allá del cual encontramos el Jardín de Petra Kelly - Viver Tres Pins y el Jardín Botánico de Barcelona.

Los juegos infantiles

El carácter lúdico, infantil y de ocio del antiguo parque de atracciones sigue presente en estos jardines. Hay tres áreas de juego en las cuales se han instalado elementos para todas las edades, algunos muy originales.

La diversión en equipo está representada por un juego de arena y agua que recuerda los inventos de los mineros de "la fiebre del oro". Situado al lado del acceso que comunica con los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, son necesarios unos cuantos niños y niñas para jugar: unos bombeando el agua y otros trajinando la tierra hacia unas bandejas donde se mezclan los dos elementos.

La música también es un aspecto lúdico muy importante. En el camino que atraviesa el parque hay "cojines musicales" que emiten sonidos cuando se pisan, y en unas de las áreas de juego para los niños y niñas de menor edad hay dos estructuras de madera: una especie de órgano y un balancín-teclado, que permiten experimentar con los sonidos.

Y para la juventud con ganas de trepar, encontramos una zona con tirolinas y juegos de trepar.

Para acabar de pasar el día

Pese a no pertenecer a los Jardines de Joan Brossa, justo encima hay una inmensa explanada donde encontramos un bar y algunas mesas de pícnic. Se llega a través de un pequeño acceso que hay en la parte superior de los jardines. Unos cuantos plátanos muy grandes dan sombra a alguna parte de la explanada. Encima de ésta todavía hay otra explanada, igual o incluso más grande. Son los terrenos que pertenecieron al antiguo parque de atracciones.

Tras recorrer los jardines, jugar y pasear, estas explanadas son un lugar ideal para acabar de pasar un día festivo con toda la familia. Son tan grandes que se puede jugar tranquilamente a pelota sin molestar a nadie, o dejar que nuestro perro corra. Si respetamos a los que comparten el espacio con nosotros, hay espacio suficiente para todos

Vegetación

La vegetación de los Jardines de Joan Brossa es muy variada. Gran parte se plantó cuando se construyó el parque de atracciones. Hay pequeñas alfombras de vivaces y de gramíneas, de especies muy variadas, que dan continuidad a los recorridos de los jardines, árboles, enormes palmeras y grandes masas arbustivas.

Estos jardines son ricos en coníferas, como los cedros, los pinos y los cipreses. Algunas de las especies que encontramos en estos jardines -algunas poco habituales en Barcelona- son el cedro del Atlas (Cedrus atlantica y Cedrus atlantica glauca), el cedro del Himalaya (Cedrus deodara), el cedro del Líbano (Cedrus libani), el pino blanco (Pinus halepensis), el pino insigne (Pinus radiata), el pino del Himalaya (Pinus wallichiana), el pino rodeno (Pinus pinaster), el ciprés (Cupressus sempervires), el ciprés de Arizona (Cupressus glabra) y el ciprés de Monterrey (Cupressus macrocarpa y Cupressus macrocarpa "Golden").

Hay árboles tan mediterráneos como el olivo (Olea europaea), la encina (Quercus ilex) y el tamarisco (Tamarix gallica), y otros con floraciones tan ornamentales como la mimosa (Acacia dealbata), la sófora (Sophora japonica), la magnolia (Magnolia grandiflora), la acacia (Robinia pseudoacacia, Robinia pseudoacacia "Pyramidalis" y Robinia pseudoacacia "Umbraculifera").

En cuanto a las palmeras, están representadas por grandes washingtonias (Washingtonia filifera y Washingtonia robusta), la palmera excelsa (Trachycarpus fortunei) y el palmito (Chamaerops humilis).

Arte y arquitectura

En este espacio verde el arte también está representado por la poesía y la escultura. Siguiendo con la tradición de dedicar los jardines de Montjuïc a poetas catalanes -iniciada a finales de los años 1970 con los jardines de Joan Maragall, Mossèn Cinto Verdaguer y Mossèn Costa i Llobera- el nombre de estos jardines es un homenaje al poeta Joan Brossa. En el acceso principal, en la plaza Dante, hay una placa con su poema Música d'arpa: "Ocell:/ crec que és millor que obris els ulls/ i fugis de la meva espatlla http://www.bcn.es/vignette/parcs_i_jardins/es/ Aprofita avui per a creuar extensions marines/ i encendre't d'estrelles." "Pájaro:/ creo que es mejor que abras los ojos / y huyas de mi hombrohttp://www.bcn.es/vignette/parcs_i_jardins/es/ Aprovecha hoy para cruzar extensiones marinas / e iluminarte de estrellas.". En el interior de los jardines hay un poema visual de este mismo autor.

En cuanto a las esculturas, se han conservado cuatro del antiguo parque de atracciones: El pallasso, de Joaquim Ros i Sabaté (1972), que reproduce la figura de Charlie Rivel levantado su famosa silla; A Carmen Amaya, de Josep Cañas (1966), en homenaje a esta bailaora de flamenco barcelonesa; Charlot, de Núria Tortras (1972), con Charles Chaplin subido a una bola del mundo, y A Joaquim Blume, de Nicolau Ortiz (1966), donde un gimnasta realiza ejercicios de anillas con los aros olímpicos de fondo.

El quiosco Damm y el Parasol

Son los dos edificios que se han conservados de entre los que se construyeron en el antiguo parque de atracciones, la mayoría para ser utilizados como bar o restaurante y con un diseño muy original. Tanto uno como otro fueron proyectados por los arquitectos Lluís Riudor i Carol y Antoni M. Riera Clavillé, y construidos en 1965.

El quiosco Damm, el bar-restaurante de esta empresa cervecera, se convirtió rápidamente en el edificio más popular y emblemático del parque de atracciones. Construido en hormigón, su estructura es circular con pilares que soportan una gran cubierta de vuelta catalana. Fue un restaurante y en la actualidad acoge celebraciones y convenciones. En el centro de la parte superior se han conservado las cristaleras creadas en 1965 por el arquitecto técnico y decorador Joan Miras.

El edificio Parasol -el Bar Fanta del parque de atracciones- también es de hormigón, con un curioso diseño en forma de paraguas. Como elemento decorativo de los actuales jardines se conserva su estructura básica: una plataforma formada por cinco superficies que confluyen hacia el centro y están sustentadas por un único pilar. Es decir, un inmenso parasol que se agradece en días calurosos.

El antiguo polvorín

Integrada en el parque, actualmente todavía conserva la fachada principal de la red de túneles y cámaras de almacenamiento del antiguo polvorín Álvarez Castro. Se trata de un muro de pared de un metro de amplio y unos 7 metros de alto, que durante los años que estuvo en funcionamiento el parque se convirtió en una atracción: el Túnel del Terror. Un trenecito entraba y salía por las oberturas de la fachada del antiguo polvorín, circulando por el interior de las galerías.

Historia

Los Jardines de Joan Brossa abarcan gran parte de los terrenos que durante 32 años ocuparon el antiguo Parque de Atracciones de Montjuïc, creado por el empresario venezolano José Antonio Borges Villegas. Entre los años 1930 y 1936, en la parte superior de estos terrenos ya había existido otro parque de atracciones: el Maricel.

Antes de la construcción del Parque de Atracciones de Montjuïc, entre los años 1898 y 1965, esta zona de la montaña tuvo un uso militar: la ubicación del destacamento de batería Álvarez Castro de defensa de la costa, fue construida por el Ministerio de Guerra durante la Guerra de Cuba.

El año 1964, el Ayuntamiento de Barcelona pidió los terrenos al ejército y en 1965 se procedió al derribo de las instalaciones militares. La creación del parque de atracciones también supuso el derribo de las barracas que se habían ido construyendo, a pesar de las instalaciones militares, tras la Guerra Civil española.

El Parque de Atracciones de Montjuïc se inauguró en 1966 y tuvo su momento de máximo esplendor durante la década de 1980, con más de treinta atracciones y un anfiteatro al aire libre donde cada verano se celebraban conciertos con los cantantes y grupos más famosos de la época.

A finales de la siguiente década el parque inició su declive y, además, finalizó la concesión municipal de uso de los terrenos. Las propuestas para una nueva concesión no prosperaron y en el año 1998 el Parque de Atracciones de Montjuïc cerró sus puertas. En el año 2000, el Ayuntamiento de Barcelona decidió construir los actuales jardines públicos, lo que permitió reordenar y renovar buena parte de la zona alta de la montaña de Montjuïc.

Características

Distrito
Sants-Montjuïc
Dirección
plaza de Dante-avenida Miramar
Accesos
plaza de Dante-avenida Miramar, Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer-calle dels Tarongers, plaza de la Sardana, carretera de Montjuïc
Superfície
5,3 hectáreas
Horario
de las 10 h hasta el atardecer
Cómo ir
Cómo llegar
Servicios
  • Área de juego infantil
  • Recorrido accesible
  • Este jardín está incluido dentro de los itinerarios botánicos por Montjuic, disponibles en Iphone y Android a través de la aplicación móvil "rutesbcnverda"
Equipamientos
  • Mirador

Los contenidos de este web están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.