Barcelona Cultura

El circuito cultural en los barrios de todos los distritos de Barcelona. Entrada gratuita

Edición Febrero-Abril

"La poesía es subjetiva, es una mirada personal hacia el mundo, hacia la vida y por tanto, hacia las cosas que nos rodean".

28/01/2022
Primavera, verano, otoño e invierno. La compañía LaBú Teatre nos lleva Alma, un viaje visual, poético y sensorial por las cuatro estaciones del año, en el cual los objetos, los títeres y los materiales se convierten en el alma de cada estación.

¿Cómo ha sido el proceso de encontrar el alma de cada estación? ¿Ha costado mucho?
Fue un largo proceso de creación. Pasé por muchos estados, capítulos, formas... la manera en que trabajo para generar material escénico está en la sala de ensayo, probando, improvitzant, prueba y error y descartando..
El antes que nada me pregunté: ¿cuál es mi estación del el año preferida? y ¿que me transmiten cada una de ellas? Tenía claro que no solo quería trabajar con códigos socialmente establecidos; quería dar una mirada más íntima, delicada, personal y a la vez abrir fronteras en la imaginación de los más pequeños, y de los mayores. Una vez puse nombre a las sensaciones y emociones que a mí, personalmente me generan cada una de las estaciones, fui descifrando la forma en cómo quería transmitirlas, o sea, encontré el alma estación. En cuando pones nombre y apellidos a aquello que quieres expresar, la investigación e investigación dentro de su poética visual es un camino maravilloso y a la vez con posibilidades infinitas. La magia es reconocer de qué manera quieres tú expresarlo dentro de la coherencia de tu proyecto. La estructura dramatúrgica de las cuatro estaciones del año me permitía abrir el abanico de la poética y las ressonanciesmetàforiques que tan me gustan.
El otoño es la nostalgia íntima, el invierno es la joya, la primavera es transformación y el verano es la calma.

¿Creéis que cualquier cosa, por ordinária que sea, puede tener su poética y ser llevada arriba de un escenario?
La poesía es subjetiva, es una mirada personal hacia el mundo, hacia la vida y por tanto, hacia las cosas que nos rodean. Se personal y intrasferible!Se evidente que yo le puedo ver posibilidades infinitas de símbolos que transmiten y evocan emociones, sensaciones y estados anímicos a veces inexplicables y sin nombre, al plástico de un globo deshinchado por ejemplo. Puedo crear una composición estética, arquitectónica con centenares de globos desinfalts... esto lo vemos en las salas de arte no? en la pintura, en las artes visuales, en la fotografía, en la escultura.. pues también pasa en las artes escénicas pero yo pienso que mucho menos.
Cualquier cosa tiene su poética según los ojos que la miren. Ahor bien, el trabajo es transportar la mirada poética personal e instransferible de cada cual al escenario. El arte está aquí, en la forma en que trasladamos esta mirada poética del mundo, para comunicarnos con el espectador.

¿Cómo se puede hablar de un concepto tan complejo como el paso del tiempo a los más pequeños?
A través del arte. El arte nos lo permite. La temática que he escogido, las 4 estaciones del año, me invita con facilidad a poderlo expresar. Las cuatro estaciones son en sí mismas el paso del tiempo a través de la natura.
La protagonista va acompañada de una flor desde el inicio del espectáculo. La riega, una y otra vez después de cada estación y no sabe porque, pero no crece.. hasta que al final, una vez se ha hecho la vuelta cíclica temporal por las 4 estaciones, florece. El objetivo de la protagionista se consigue a través de un viaje sensorial y poético por las 4 estaciones. El tiempo puede modificar un elemento vivo y nosotros transitamos durante este trayecto.
A los niños no hay que tratarlos como niños pequeños y reducir las posibilidades de comunicación con ellos a tan solo cosas destinadas exclusivamente para niños pequeños. Antes de ser niños, son personas, y como personas que son, se los puede hablar de conceptos universales que alimenten su alma. Se importando explicar-lis como es el mundo en el que viven a través del arte, de la poesía, de los cuentos, de los libros, de las historias, de la música... y dejar enrrera todo aquello que anula y disminuye la imaginación y creatividad innata de los más pequeños.

¿És un espectáculo para todas las edades?
Efectivamente. Cuando hablas de temáticas universales y no utilizas un lenguaje infantilizado, abres la pieza artística a todo el mundo. No es que incluyas ciertos detalles para los adultos, es que has hecho la obra por todo el mundo. Nuestro lenguaje escénico, la poesía visual, deshace muros establecidos, obra fronteras de edades e invita a todo el mundo a ser.

Compartir