50 años de Comisiones Obreras

20/11/2014 08:23 h

Joan Angel Frigola Berbel

A finales de la década de 1950, los obreros de algunas grandes empresas empezaron a crear comisiones puntuales para tratar problemas laborales. El movimiento fue creciendo, y en la primavera de 1964 varias iglesias del Baix Llobregat albergaron encuentros de obreros de diferentes empresas y sectores. Finalmente, el día 20 de noviembre de aquel mismo año, unas trescientas personas asistieron a una asamblea en los locales de la parroquia de Sant Medir, en el barrio de Sants. Era el nacimiento de Comisiones Obreras.

Vídeo ’50 anys de Comissions Obreres’

Uno de sus fundadores, Josep Maria Folch i Torres, explica que en un primer momento unas veinte personas intentaron reunirse en los locales del Sindicato Vertical, en la Via Laietana, pero un bedel amenazó a los asistentes con llamar a la policía. Fue a partir de entonces cuando se empezaron a organizar los encuentros de pequeños grupos de personas, de los cuales surgió la plataforma con cuatro reivindicaciones básicas —salario mínimo de doscientas pesetas, derecho de huelga, libertad sindical y escala móvil— que se presentaron el 20 de noviembre de1964 en Sant Medir.

Folch i Torres añade que Comisiones Obreras era un movimiento social ilegal, pero que actuaba a la luz del día. Hay dos elementos que caracterizan aquellos primeros años del sindicato actual: estaba formado por personas de diferentes ideologías y se infiltró en el Sindicato Vertical, el organismo que creó el franquismo y donde coincidían empresas y obreros. De este modo, Comisiones se dedicó a organizar la defensa de los trabajadores desde dentro del sistema. Cuando las autoridades franquistas se dieron cuenta, iniciaron una dura represión que llevó a muchas personas a la cárcel o al exilio.

Las grandes mobilizaciones

A principios de la década de 1970, los últimos años del franquismo coincidieron con una aguda crisis económica, lo que comportó un aumento de la conflictividad laboral, que fue más allá de las paredes de las fábricas y las empresas y ocupó las calles. Fue una época de grandes huelgas y movilizaciones, con importantes manifestaciones, que eran duramente reprimidas por la policía franquista y que llegaron a saldarse con muertos, como el obrero de SEAT Antonio Ruiz Villalba, o el trabajador de la construcción de la Térmica del Besós Manuel Fernández Márquez. “No se podían pedir mejoras laborales sin reclamar también mejoras sociales, una cosa va con la otra”, explica Montse Delgado, secretaria de Formación Sindical, Estudios y Cultura de CCOO, quien añade: “aquellas movilizaciones fueron muy importantes para el futuro del país, porque, si bien es verdad que el dictador murió en la cama, podemos decir que la dictadura murió en la calle. Y Comisiones Obreras tuvo un papel fundamental para que esto fuera así”.

Comisiones aprovechó los resquicios que ofrecía la legalidad del momento para introducirse, por segunda vez, en el Sindicato Vertical, ahora en las postrimerías de su existencia. Ya en la época de la Transición democrática, en el mes de abril de 1977, el gobierno legalizó CCOO y, tal como explica Joan Carles Gallego, actual secretario general, “se pasó de ser un movimiento a ser una estructura organizada para poder actuar como sindicato en el marco legal”.

Utilizando las palabras del exsecretario general Josep Lluís López Bulla en un documental producido en el año 2004 por TV3 y la Secretaria de Comunicación de Comisiones Obreras con motivo del 40 aniversario del sindicato: “de aquella pequeña iglesia ha salido una catedral magnífica, que es el sindicalismo confederal”. Con motivo de este aniversario se ha organizado la exposición: “CCOO: 50 anys d’història de Catalunya (1964-2014)”, que puede visitar-se en el Museu d’Història de Catalunya hasta el día 20 de febrero de 2015.

En la mañana de este jueves 20 de noviembre se ha descubierto una placa conmemorativa en la parroquia de Sant Medir. El acto ha contado con la participación del alcalde, Xavier Trias, que ha felicitado al sindicato por estos 50 años de trabajo continuado en pro de la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras, y ha destacado que a lo largo de estos 50 años CCOO se ha significado por ser una “organización integradora, abierta al país y a la sociedad catalana, que lucha por un trabajo digno y el bienestar de las personas”.