Vivienda

La vivienda es un derecho, la base de una vida digna. Disponer de un piso adecuado y digno donde se pueda vivir es un bien de primera necesidad y no un bien de inversión para especular. Garantizar el acceso a este es, pues, una política pública prioritaria. Construimos más vivienda pública que nunca, con más de 4.600 pisos y 66 edificios nuevos, y lo regulamos de manera que el 30 % de las nuevas promociones privadas sean vivienda asequible. Defendemos los derechos de los inquilinos ante los abusos del mercado, damos ayudas a la rehabilitación de los pisos en malas condiciones y mediamos en los desahucios. En el año 2017 se ha atendido a más de 2.300 familias en riesgo de perder la casa.

  • Acuerdo entre entidades y grupos políticos para que el 30 % de las nuevas viviendas sean protegidas

    La medida, que nace del tejido social, podría suponer la creación de 330 pisos asequibles al año.

  • En defensa de los derechos de los inquilinos

    Para obtener el permiso de obras para poder rehabilitar fincas, los propietarios tendrán que garantizar el realojamiento y el retorno de los inquilinos a sus hogares.

  • Menos pisos turísticos ilegales en Barcelona

    Solo en un año casi se han triplicado las órdenes de cese y expedientes sancionadores para poner fin a la oferta de alquiler ilegal de viviendas de uso turístico.

  • Alojamientos de proximidad provisionales para luchar contra la gentrificación

    Solución temporal para ampliar el parque público de vivienda de la ciudad de fabricación industrial.

  • Bajan los desahucios y al mismo tiempo se multiplica la atención a los casos de riesgo

    Durante el año 2017 la UCER atendió a 2.351 nuevas familias en riesgo de exclusión residencial.

  • Ayudas para la rehabilitación de fincas de alta complejidad

    La iniciativa del Plan de barrios beneficiará alrededor de novecientas viviendas.