La Sala Ciutat renueva el Altell Il·lustrat y edita un libro con las últimas siete obras

Desde el 27 de marzo se expone el nuevo mural del Altell Il·lustrat, una obra con la que el ilustrador Pau Gasol y el diseñador Carles Murillo rinden homenaje a ‘Barcelones’, de Manuel Vázquez Montalbán. Paralelamente se publica el libro ‘Altell Il·lustrat’, una recopilación de las piezas que se han expuesto en la sala desde el 2016 y que se renuevan dos veces al año.

28/03/2019 12:36 h

Mireia Alonso

Barcelones inspira el nuevo Altell Il·lustrat

Con la obra reeditada de Vázquez Montalbán como punto de partida, el ilustrador Pau Gasol y el diseñador Carles Murillo se propusieron crear una obra que mostrara la multiplicidad de las ciudades que conviven y renacen en una sola metrópoli, diversa, resistente y espontánea. El resultado es un mural de gran formato fiel al alma del libro, donde las ilustraciones y los textos se muestran de manera fragmentada y libre, una composición que invita a los visitantes a viajar entre el collage de historias y las imágenes.

Siete altillos y un libro

Desde abril del 2016, siete artistas han reinterpretado la ciudad desde su particular mirada artística, un trabajo creativo que ahora recoge el libro Altell Il·lustrat. Desde la ilustración de María Corte hasta la recién estrenada obra de Gasol y Murillo, el Altell ha contribuido a exponer y visibilizar la variedad artística y el talento de ilustradores e ilustradoras de la ciudad y del mundo entero:

  • María Corte: las figuras sinuosas y la explosión de color se combinaban en este mural festivo con monumentos como la catedral o la Sagrada Familia. La ilustradora quiso representar la Barcelona icónica, plural y heterogénea.
  • Joan Negrescor: este artista barcelonés retrató la ciudad como una jungla, caótica y bella al mismo tiempo, donde las personas, los edificios y los objetos se hibridaban formando un gran mosaico dinámico y vital. La reducida paleta de colores contribuía a potenciar la sensación laberíntica, como un gran rompecabezas donde se podía descifrar una bicicleta, una palmera o un apretón de manos.
  • Gina Thorstensen: un juego alegre que desprendía el carácter expresivo de la artista noruega, con una visión personal de la ciudad marcada por la curiosidad y el descubrimiento de rincones escondidos en las calles y las plazas. La composición, repleta de sorpresas, invitaba al público a jugar.
  • Miquel Bustos: la obra original estaba inspirada en la vertiente más festiva de la ciudad, pero durante el proceso creativo se produjo el atentado del 17 de agosto. La Barcelona del “No tengo miedo” quedó plasmada en el mural como símbolo de la convivencia, la tolerancia y la diversidad expresadas a través del arte.
  • Lalalimola: la mamut Júlia, la gran fuente y el paseo de los Til·lers no podían faltar en esta composición inspirada en el parque de la Ciutadella, el gran protagonista de la ilustración de la artista valenciana. La naturaleza, la arquitectura y los personajes fantásticos se combinaban a lo largo del mural para invitar a los visitantes a soñar.
  • Lu_J_son: como un gran vitral aparentemente simétrico, la obra del artista zaragozano surgía de las paredes de la Sala Ciutat con una sensación de monumentalidad. El entramado de líneas y colores nos trasladaba desde las balconadas de los edificios modernistas hasta el mar, con el agua como hilo conductor del viaje, desde las manos de un niño hasta las piernas de unas bañistas.

El libro, editado por el Ayuntamiento, forma parte de la colección “Carnet de Voyage”, con más de treinta títulos en el catálogo, donde ilustradores e ilustradoras de Barcelona interpretan los barrios y el paisaje de la ciudad. Se puede adquirir en la misma Sala Ciutat.

Más Información

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas