Barcelona se ofrece para acoger a 100 personas refugiadas del barco ‘Aquarius’

Desde el 2015, cuando estalló la crisis humanitaria de los refugiados, la atención de los servicios municipales a solicitantes de asilo ha crecido a un ritmo exponencial. Ahora, ante la emergencia del barco ‘Aquarius’, y de la misma forma que ciudades como Madrid, la ciudad podría acoger a una veintena de familias, unas 100 personas.

12/06/2018 20:09 h

Redacció

Ya se han producido los contactos entre los ayuntamientos de Valencia y Barcelona para dar una salida a la emergencia y que una veintena de familias, unas 100 personas, puedan desplazarse a la capital catalana y ser atendidas por los servicios municipales. Este 2018, el SAIER (Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados) ya ha atendido a unas 3.500 personas, de las cuales 780 son menores. Esta cifra, además de la de 4.405 del pasado año, significa un aumento constante del 100% los últimos meses.

Desde que Barcelona se declaró Ciudad Refugio, en el 2015, se han atendido a 11.660 personas solo con recursos municipales.

Recursos municipales

El Ayuntamiento de Barcelona hace un gran esfuerzo para atender a las personas refugiadas. Este 2018 la inversión ha sido de 5,5 millones de euros, la mayoría de los cuales sirven para ofrecer alojamiento de emergencia a personas que acaban de llegar, refugiadas e inmigradas.

En la ciudad no se ha construido nunca una red de alojamientos sociales, lo que implica más recursos, y se han tenido que adaptar los locales de atención a la presencia de menores de edad. Parte de los recursos también se han destinado a la traducción a las lenguas que hablan las personas que llegan.

Competencia estatal, fondos europeos

El Estado tiene la competencia exclusiva en todo lo que se refiere a la llegada de personas que buscan refugio. Desde conceder el estatus de asilo, ofrecer vías de llegada legales y seguras, hasta la atención que asumen ciudades como Barcelona.

Sin embargo, de los 330 millones de euros que el Estado recibe de la Unión Europea, la mayoría se dedican al control de fronteras, a los CIE (centros de internamiento de extranjeros) y a las expulsiones de personas. Solo una pequeña parte se destina a la atención de personas.

En el 2011, además, el Gobierno del Estado suprimió el fondo de acogida de inmigrantes para municipios, dotado en 200 millones de euros. Desde el Ayuntamiento se ha reclamado al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

En este sentido, los últimos presupuestos generales del Estado, que se encuentran en trámite en el parlamento español, solo han aumentado un 1,6 % la dotación a políticas de atención a las personas inmigrantes, cuando el aumento de la llegada es del 100 %.

Llamamiento al Estado y la Generalitat

La cooperación institucional se convierte, en este marco, en una vía imprescindible para encontrar soluciones efectivas y válidas ante la previsión que se incrementen las llegadas este verano. Por eso, el Ayuntamiento ha convocado al Estado y la Generalitat, quien tiene competencias en la acogida y los menores no acompañados, para transformar la sensibilidad demostrada en recursos, planificación y políticas para atender la llegada de personas.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas