Combatir la desinformación para garantizar los derechos sexuales y reproductivos

03/03/2017 16:30 h

Redacció

La campaña “El aborto: una opción y también un derecho” es el primer paso concreto para aplicar la Estrategia compartida de salud sexual y reproductiva de Barcelona, que pone el acento en la prevención de infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados y violencia sexual.

El objetivo primero de la campaña es recordar que el aborto es una decisión personal hasta la decimocuarta semana de gestación —periodo que puede ser ampliado por causas médicas—, pero esta también pretende dar apoyo legal, emocional y sanitario a las menores de edad, teniendo en cuenta que este colectivo necesita autorización de los padres o tutores para poder abortar.

La estrategia compartida se ha diseñado conjuntamente entre el Ayuntamiento de Barcelona, el Consorcio Sanitario de Barcelona, la Agencia de Salud Pública de Barcelona y diversas entidades sociales y científicas. Es una herramienta clave para que la ciudadanía pueda disfrutar de forma efectiva de los derechos sexuales y reproductivos y ha sido fruto de las aportaciones de personal profesional del ámbito de la promoción de la salud, la prevención y la atención, desde una perspectiva de género. La estrategia pretende mejorar la cobertura y la calidad de la educación afectivo-sexual a lo largo de todas las etapas educativas e incluye atención personalizada durante la adolescencia. Las medidas previstas priorizarán los barrios y los grupos poblacionales más vulnerables.

Durante la primera jornada de trabajo, titulada “Garantizamos derechos, concretamos respuestas”, se han establecido líneas compartidas entre las diversas entidades que participan y han asistido a esta en torno a 220 profesionales. También en el marco de la jornada se ha presentado la campaña “El aborto: una opción y también un derecho”, que prevé la distribución de material informativo en centros de atención sanitaria, a la infancia y la adolescencia, a las mujeres y a la diversidad, entre otros.

La campaña tiene como punto de partida la identificación de una falta de información notable entre la población joven. La fuente principal es el sondeo que la Asociación de Planificación Familiar de Cataluña y Baleares (APFCiB) y el Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad (CJAS) finalizaron en octubre y, según el cual, el 80 % de las barcelonesas de entre 14 y 30 años no saben que el aborto es una prestación gratuita y universal incluida dentro de la cartera de servicios de la sanidad pública. La mitad desconocen que abortar es una decisión propia, aunque la ley 2/2010 establece que cualquier mujer puede abortar libremente durante las primeras 14 semanas de gestación, y durante las primeras 22 por causas médicas. Más allá de las 22 semanas, la ley prevé el aborto en caso de detectar anomalías que hagan incompatible la vida del feto.

Desigualdad y desinformación

Solo el 34 % de las mujeres entrevistadas en el sondeo saben que las menores de edad deben tener consentimiento informado para poder interrumpir el embarazo de manera voluntaria. “El objetivo es revertir este desconocimiento con una información clara y concisa”, ha subrayado durante la presentación de la campaña la concejala de Feminismes y LGTBI, Laura Pérez. “Los últimos cambios legislativos con respecto al aborto pueden haber contribuido a generar este desconocimiento y no nos ayudan a alcanzar el reto de mejorar la salud sexual y reproductiva”, ha añadido a la comisionada de Salut del Ayuntamiento, Gemma Tarafa.

Las estadísticas demuestran una clara desigualdad socioeconómica. Aunque la tasa de embarazos de la ciudad es de 19,1 casos por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 19 años, en el caso del distrito de Ciutat Vella crece hasta los 26,3 casos y en Nou Barris hasta los 29,2. Otro dato a tener en cuenta es que el 11,6 % de los jóvenes no utilizan ningún método contraceptivo en sus relaciones sexuales y uno de cada tres ha utilizado alguna vez la píldora del día después.

La campaña recuerda que las menores de edad pueden recibir atención en los cuatro centros específicos de atención a la salud sexual y reproductiva para jóvenes menores de 18 años, ubicados en los centros de atención primaria Manso, Pare Claret y Sant Andreu y en el Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad (CJAS), en la calle de la Granja.

El Pleno municipal aprobó en noviembre del 2015 una declaración institucional que rechaza la última reforma legal del Gobierno del Estado e insta al Consistorio a garantizar la información y el asesoramiento legal, médico y psicológico a todas las mujeres, en especial a las de 16 a 18 años, con el fin de garantizar el ejercicio de su derecho al aborto.