Coordinación municipal de los servicios funerarios durante la crisis sanitaria

A partir del sábado, 28 de marzo, y mientras dure la crisis sanitaria por la COVID-19, se establece un nuevo protocolo de coordinación de todos los servicios funerarios de la ciudad para agilizar los trámites y la operativa de todas las fases del proceso, ofrecer a las familias un acompañamiento adecuado en el duelo, dentro de las limitaciones de la situación actual, y garantizar el servicio universal y básico a todas las personas. Además, se establece un precio básico de servicio común para todos los casos.

27/03/2020 21:04 h

Ajuntament de Barcelona

Desde el 13 de marzo, y de acuerdo con la declaración del estado de alarma, el Gobierno de la Generalitat ha ordenado suspender las actividades de vela tanto en los tanatorios públicos como privados. También se restringe el acompañamiento de los difuntos en su destino final, que desde el 1 de abril permite la asistencia de tres familiares a los entierros, pero ninguna a las cremaciones. Los acompañantes deberán cumplir escrupulosamente las recomendaciones dictadas por las autoridades sanitarias y asistir provistas de las correspondientes medidas de seguridad y protección de las cuales deberán hacer uso durante toda la estancia en el recinto.

Teniendo en cuenta la tensión emocional que provoca la imposibilidad de acompañar a los difuntos en el momento de la despedida, una vez se supere la crisis sanitaria se habilitarán espacios dentro de los recintos para que los familiares puedan hacer un acto de despedida, sin ningún coste. Por otro lado, se ofrece un teléfono de apoyo emocional (649 756 713), en colaboración con el Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, que ofrecerá atención de lunes a viernes, de 9.00 a 20.00 horas.

Además, se ha establecido un precio de servicio básico de 2.450 euros para todos los decesos.

Un servicio coordinado y con capacidad de ampliación

Se ha establecido una mesa de coordinación operativa, formada por el Consorcio de Salud, las operadoras funerarias y la sociedad Cementerios de Barcelona, para asegurar que en todo momento existe la capacidad necesaria para hacer frente al incremento repentino del número de defunciones.

Además, estamos en contacto con los representantes de las comunidades musulmanas de la ciudad para atender a todas las personas que quieran enterrar a sus familiares definitivamente en Barcelona o que quieran realizar un sepelio provisional. A causa de las actuales circunstancias, se adelantan las obras de ampliación del recinto islámico del cementerio de Collserola. Paralelamente, teniendo en cuenta el posible escenario de aumento de defunciones a causa de la COVID-19, se han localizado un total de 98 nichos agrupados y 94 plazas en tumbas en el suelo fuera del recinto islámico que cumplen los principales requerimientos de la fe musulmana.

También se está trabajando la posibilidad de instalar un nuevo horno crematorio en las instalaciones del cementerio de Montjuïc.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto cuesta el servicio?
Se establece un precio de servicio básico de 2.450 euros para todos los decesos, que incluye el traslado y la custodia del difunto hasta las dependencias de los servicios funerarios y el entierro o la incineración, según la opción que escoja la familia. En el caso de las incineraciones, incluye la urna y la entrega de las cenizas al domicilio familiar.

Si lo desean, las familias pueden pactar un servicio superior. Si el difunto tenía contratado un seguro de deceso, se pueden escoger libremente los servicios y productos que se quieran contratar. En caso de no agotar todo el capital asegurado, se tiene derecho a solicitar la devolución del capital sobrante.

¿Cómo se pueden recoger las cenizas de un familiar?
El personal de Cementerios de Barcelona entregará las cenizas de la persona difunta en una urna al domicilio familiar, cuando sea posible, y después de haber concertado el día con la familia. Se trata de un servicio gratuito.

Si las familias lo solicitan, las cenizas se pueden guardar en custodia en el cementerio de Montjuïc, sin ningún coste adicional, hasta que termine la situación de confinamiento.

¿Cuándo se podrá ir a poner flores al nicho familiar?
Una vez se levanten las recomendaciones de confinamiento, los cementerios volverán a abrir sus puertas.

Si las familias no tienen nicho pero quieren uno, ¿se les podrá facilitar?
Sí. Hay disponibilidad de sepulturas en diferentes recintos de la ciudad de Barcelona, sobre todo en los cementerios de Montjuïc y Collserola.

¿Es obligatorio incinerar a las personas que han muerto por COVID-19?
No es obligatorio. Los difuntos se pueden enterrar en la sepultura familiar. La prestación básica debe permitir escoger entre entierro o incineración, siempre que haya disponibilidad.

¿Cómo se puede tener la certeza de que han enterrado a un familiar en la sepultura familiar o de que lo han incinerado?
El personal que se encargue del entierro o la incineración tomará en todos los casos una fotografía del proceso que permita la identificación del difunto. Este documento gráfico se guardará junto con el expediente de cada servicio para poder mostrarlo a la familia en caso de que lo solicite.

¿Qué ocurre si el difunto no tiene familiares y nadie reclama sus restos?
Se tramitará como un servicio de beneficencia.

¿Cuál es el teléfono de apoyo emocional en caso de pérdida?
El teléfono 649 756 713 estará activo de lunes a viernes, de 9.00 a 20.00 horas. Atenderán las llamadas profesionales del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña.