Defender los derechos humanos, un derecho a proteger

15/10/2018 12:03 h

Juan Rivas

El Ayuntamiento de Barcelona ha ido asumiendo en los últimos años una progresiva mayor centralidad de los derechos humanos en las políticas públicas” dice la Medida de Gobierno. Programa Barcelona Ciudad de Derechos. El mismo diseño de las políticas municipales se basa en lo que, metodológicamente hablando, se denomina “enfoque de derechos”: todas y cada una de las acciones públicas deben basarse en uno o varios derechos, y la responsabilidad municipal se basa a respetarlos, protegerlos y garantizarlos. La ciudadanía es titular de estos derechos. Y la administración es titular de obligaciones, es decir, ha de velar por su cumplimiento.

Una de las líneas de actuación de esta medida es precisamente la creación de una red de personas y entidades defensoras de derechos humanos. Su papel debe ser la reflexión y la vigilancia del estado de los derechos humanos en la ciudad, sirviendo de lugar de coproducción de políticas públicas.

Por esta razón los pasados ​​28 y 29 de septiembre de 2018 se realizó el curso Defensoras de derechos humanos: experiencias desde la primera línea, llevado a cabo en La Modelo de Barcelona y organizado por el Ayuntamiento de Barcelona en marco de la Escuela de Defensoras de Derechos Humanos. Conscientes de que existe un vacío en cuanto a la capacitación dirigida directamente a las personas y las entidades que actúan como defensoras de derechos humanos en la ciudad de Barcelona, ​​esta escuela pretende ser un instrumento de fortalecimiento de sus capacidades, poniendo en marcha un programa formativo adecuado a sus necesidades y objetivos.

 

A QUIÉN SE CONSIDERA UNA PERSONA DEFENSORA DE DERECHOS HUMANOS

En principio, se considera que cualquier persona es y puede ser defensora de derechos humanos. La ciudadanía de Barcelona lo ha mostrado en contextos diversos de movilizaciones sociales y desobediencia civil: el intento de desalojo de plaza Catalunya el 15-M; las movilizaciones pacíficas para detener los desahucios; o las brigadas de observación de derechos humanos en las movilizaciones de octubre de 2017.

Según la definición genérica de las Naciones Unidas, la persona defensora de derechos humanos “es aquella persona que individualmente o con otros, se esfuerza en promover o proteger estos derechos. Las personas defensoras de derechos humanos promueven tanto los derechos de un colectivo en concreto (infancia, LGTBI…), como un grupo de derechos en particular (DESC, libertades públicas…) “

 La declaración aprobada en 1998 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los derechos de las defensoras de derechos humanos, afirma: “En el ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluidas la promoción y la protección de los derechos humanos a que se refiere la presente Declaración, toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, a disponer de recursos eficaces ya ser protegida en caso de violación de estos derechos.”

Más concretamente la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dice lo siguiente de la labor de las defensoras de derechos humanos, en una publicación informativa sobre este tema: “la tarea de los defensores de los derechos humanos a menudo consiste en reunir y difundir información, llevar a cabo una actividad de promoción y movilizar a la opinión pública. (…) Participan activamente en la facilitación de los medios materiales necesarios para hacer realidad los derechos humanos -construyendo viviendas, suministrando alimentos, reforzando el desarrollo, etc. Se esfuerzan en conseguir una transformación democrática que suponga una mayor participación de la población en la adopción de las decisiones que conforman sus vidas y una mejor gestión de los asuntos públicos. También contribuyen a mejorar las condiciones sociales, políticas y económicas, a reducir las tensiones sociales y políticas, a consolidar la paz a nivel nacional e internacional y promover la toma de conciencia en cuanto a los derechos humanos en el plano nacional e internacional.

 

QUÉ DEFIENDEN Y A QUÉ AMENAZAS ENFRENTAN LAS PERSONAS DEFENSORAS

Front Line Defenders, una de las tres entidades que ha impartido dicho curso, lo definen así: “Los defensores de los derechos humanos se enfrentan a numerosas formas de represión y esfuerzos para detener su labor. El hecho de que los gobiernos y actores no gubernamentales de todo el mundo sigan centrando su represión en los defensores de los derechos humanos es una muestra de su importancia en la lucha por la justicia y la rendición de cuentas.” Las personas defensoras de derechos humanos cumplen una serie de tareas pero, a la vez, se enfrentan a una serie de amenazas.

La tarea que llevan a cabo engloba la defensa de una gran variedad de derechos: de derechos civiles y políticos o de derechos económicos, sociales y culturales. Así pues, por ejemplo, Front Line Defenders, clasifica los derechos defendidos por las personas defensoras en: derechos de la infancia, derechos civiles y políticos, derechos económicos, sociales y culturales, ciberactivismo, buena gobernabilidad y el derecho a elecciones, derechos ambientales, personas con discapacidad, derechos ambientales, derechos contra la corrupción, libertades de asociación, expresión y religión, libre periodismo, derechos de las mujeres y los diversos derechos de género, derecho a la justicia contra la impunidad, derecho a la tierra, derecho a protesta y derecho a la autodeterminación.

En cuanto a las amenazas a las que se enfrentan las defensoras, la misma organización las clasifica de la siguiente manera: detención arbitraria, arrestos y encarcelamientos, asesinatos, ciberataques, difamaciones, desapariciones forzadas, asesinatos, ataques físicos, interrogatorios, represalias y incursiones, entre otros.

Un manual sobre la aplicación de la perspectiva de género a las defensoras de derechos humanos de Women Human Rights Defenders expone que: “Las violaciones contra las mujeres defensoras de derechos humanos a menudo no se reconocen ni se castigan; esto, también, a veces pasa por motivos específicos de género. En la mayoría de las sociedades, hay una invisibilidad y negación de la discriminación contra las mujeres. Esto conduce tanto a violaciones como al silencio que los rodea. (···) En algunos casos, las mujeres y los hombres se enfrentan a las mismas violaciones, pero el contexto en que se producen, incluido el clima sociopolítico de discriminación de género, pueden dar significados distintos de los abusos.

 

PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS DEFENSORAS POR LAS NACIONES UNIDAS

Así, la defensa de los derechos humanos es una tarea que puede hacer cualquier persona (y de hecho a menudo se hace sin ser consciente). Pero el ejercicio de la defensa de los derechos hace frente a una serie de amenazas que hace difícil que la ciudadanía se dedique a protegerla.

Esto lleva a que se establezcan mecanismos para la defensa de las personas defensoras en el ámbito universal y regional. A nivel  universal estos mecanismos son establecidos por las Naciones Unidas, las cuales, de entrada, tuvieron que definir la defensa de los derechos humanos como un derecho en sí mismo. La resolución 53/144 de la Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promovía y Proteger los derechos humanos y las Libertades fundamentales universalmente reconocidos, establece las normas de protección de personas defensoras de derechos humanos, y, si bien no establece nuevos derechos, sí que dota a los existentes de mayor aplicabilidad. Este documento no es jurídicamente vinculante pero es un marco de referencia dirigido a todos, no sólo a los Estados.

Un segundo mecanismo en el ámbito universal es nombrar un Relator Especial sobre la Situación de los Defensores de derechos humanos, establecido en 2000 por la Comisión de Derechos Humanos (ahora Consejo de Derechos Humanos) como un procedimiento especial. El Relator, o la Relatora, tiene el mandato específico de apoyar la aplicación de la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos y pedir más información sobre la situación real de estas personas en todo el mundo. Sus actividades incluyen respuestas a quejas individuales, estudios, recomendaciones frente a la cooperación técnica en el nivel país, y actúan como enlace para actividades promocionales en general.

 

INTEGRANDO MECANISMOS DE PROTECCIÓN

Protection International, otra entidad que ha impartido dicho curso, analiza cómo los mecanismos de protección a las defensoras de derechos no se basan en un modelo integrado. De entrada, las rutinas diarias de las organizaciones que trabajan con personas defensoras hacen que no se dediquen los recursos necesarios a la seguridad de las personas que trabajan, y aconsejan que la seguridad sea una parte esencial de la cultura de las organizaciones.
Igualmente el enfoque basado en el análisis de riesgos y seguridad que hacen estas organizaciones, a veces, es restringido y “deja de lado aspectos clave como la violencia estructural y la figura del perpetrador de las agresiones, y que construye un concepto racional y positivista de los DDHH que no corresponde a la complejidad de su realidad. Es urgente aplicar un enfoque más integrado, mejor implementado y amplio, que aborde más acertadamente la inseguridad en que los defensores de derechos desarrollan su tarea. Esto implicaría, en primer lugar, no fijarse sólo en la violencia directa contra los defensores de derechos, sino hacer una reflexión crítica sobre el concepto de defensores de derechos y la violencia estructural (sin olvidar un mejor abordaje de la violencia física directa contra los defensores de derechos). En segundo lugar, analizar cómo se constituye esta inseguridad para buscar soluciones desde un abordaje más amplio de construcción de ciudadanía, democracia y Estado. Se trata, en síntesis, de dejar de considerar el DDHH como objeto de protección y tratarlo como sujeto de derechos.”

 

ACCIÓN MUNICIPAL DE PROTECCIÓN DE DEFENSORAS

Los actores locales pueden ser importantes en la protección de defensores y defensoras de derechos humanos, y el Ayuntamiento de Barcelona es un ejemplo. Recientemente se ha aprobado con el acuerdo de todos los grupos municipales una declaración institucional de apoyo a las defensoras de los derechos humanos en Mesoamérica, coincidiendo con el 20 aniversario de la Declaración de Defensores y Defensoras de la ONU. Se trata de una respuesta a la gravedad de la situación que se encuentran las defensoras a esta área. “La situación es especialmente grave en México y América Central donde, entre 2012 y 2016, el Sistema de Registro de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras documentó 3.885 ataques contra mujeres defensoras y 53 asesinados.” (web de Barcelona Ciudad Global).

Una acción concreta que se lleva a cabo es el programa municipal Barcelona protege periodistas de México” (un convenio de colaboración con la entidad Taula per Mèxic) que facilita la estancia temporal en Barcelona de personas de este colectivo amenazadas por el ejercicio de su profesión y su activismo a la hora de denunciar violaciones de derechos humanos. Se les proporciona un acompañamiento integral, y se realizan las gestiones relativas a la tramitación de los visados ​​y el asesoramiento legal relativo a la estancia en Barcelona de las personas acogidas se hará a través del SAIER (Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados) del Ayuntamiento de Barcelona.

También se apoya el programa escritor acogido del Pen Catalán. Este programa, heredero del anterior “Ciudades refugio” impulsado por el Parlamento Internacional de Escritores, tiene como finalidad acoger durante un periodo de dos años un escritor o escritora amenazado, perseguido o con riesgo de ser encarcelado como consecuencia de sus escritos. La ciudad de Barcelona forma parte de la Red ICORN (International Cities of Refuge Network), a través del PEN Catalán que actúa como delegado del Ayuntamiento de Barcelona.

 

LA SOCIEDAD CIVIL SE ORGANIZA Y SE CONVIERTE DEFENSORA DE DERECHOS HUMANOS

La defensa de los derechos humanos no es algo abstracto y que se da sólo en el plano internacional. En el contexto político actual, y a nivel local, la sociedad civil se ha organizado para la defensa de los derechos humanos mediante varias redes. Una de ellas es “Somos Defensoras” que agrupa entidades con una larga trayectoria de defensa de los derechos. Últimamente se ha centrado en la denuncia de medidas adoptadas por el Estado español en el último año con fines básicamente intimidatorios que, en algunos casos, contravienen tratados internacionales y normas internas. Según afirman en un manifiesto de septiembre de 2017: “Estas medidas son innecesarias y claramente desproporcionadas, y suponen la vulneración de cuatro derechos humanos fundamentales: el derecho a un juicio justo y la tutela judicial efectiva; el derecho a la intimidad, a la inviolabilidad del domicilio y la privacidad de las comunicaciones; el derecho a la libertad de expresión y de información, y el derecho a la libertad de reunión y manifestación.”

 

EN DEFINITIVA

En definitiva, todo el mundo puede ser defensor o defensora de derechos humanos y formar parte de una sociedad civil fortalecida que ayude a la creación y propagación de una verdadera cultura de derechos humanos en la ciudad. En un contexto como el actual, en el que nos encontramos en un constante retroceso de derechos, es necesario que se alcen las voces de las personas defensoras de derechos humanos para denunciar que las desigualdades son evitables y seguir denunciando el discurso del odio y la discriminación, reivindicar los derechos civiles y las libertades públicas en el espacio público, y apostar por la plena ciudadanía. Para ello el Ayuntamiento de Barcelona, con formaciones como éstas, busca crear un espacio estable y permanente de encuentro de las entidades y personas defensoras de derechos humanos que permitan favorecer el derecho a defender los derechos humanos.

 

Etiquetas asociadas a la noticia