Objetivo: reducir la pobreza y la precariedad femenina

La pobreza y la precariedad afectan mayoritariamente a las mujeres. Todas las estadísticas y los estudios municipales incorporan datos segregados por sexos que lo corroboran y permiten afinar las políticas y estrategias.

22/06/2018 11:34 h

Ajuntament de Barcelona

El Ayuntamiento puso en marcha hace dos años la Estrategia contra la Feminización de la Pobreza y la Precariedad (2016-2024), con 71 actuaciones, un 85 % de las cuales ya se están ejecutando.

Durante el 2017 en torno a 4.400 mujeres mejoraron su situación laboral gracias a programas municipales de asesoramiento, de formación y contratación como el Plan de Choque contra el Paro de Muy Larga Duración, en el que han participado 670 mujeres; los dispositivos de inserción sociolaboral del proyecto “Trabajos en los barrios”, que han atendido a 922 mujeres, y el programa Labora, que incorpora la perspectiva de género y en el 2017 contrató a 1.027 mujeres.

En esta línea, y en relación con los nuevos criterios de contratación impulsados por el Ayuntamiento a través de cláusulas sociales, desde julio del 2017 un total de 79 nuevos contratos han incorporado cláusulas de género.

Entre los años 2017 y 2018 se ha trabajado para poner en funcionamiento puntos de defensa del derecho laboral. Uno se encuentra en Ciutat Vella, y en las próximas semanas se abrirán dos más, en Nou Barris y Sants-Montjuïc. Estos espacios sirven para luchar contra la precariedad laboral y detectar situaciones de vulneración del derecho laboral de las personas trabajadoras, especialmente en los sectores feminizados del turismo y los cuidados.

A lo largo de este último año se ha trabajado en programas específicos para facilitar la incorporación de las mujeres en el mundo laboral. En concreto, con programas como “Construimos en femenino otras economías”, que tiene como objetivo impulsar proyectos de emprendimiento femenino, o “Camino de la solidez”, que fomenta las organizaciones de economía cooperativa y social gestionadas mayoritariamente por mujeres.

Siete mujeres en situación de paro o precariedad laboral han participado en el proyecto “La Marina dona empenta”, en el marco del cual se las ha formado en la conducción de camiones. Finalmente, se ha impulsado el sello turístico Biosphere para que las empresas adheridas incorporen criterios de trabajo digno y de igualdad de género.

Los cuidados

El 90 % de los cuidados familiares los llevan a cabo las mujeres. Durante este último año se ha aumentado el presupuesto de servicios municipales que apoyan a las personas dedicadas a los cuidados. Se ha aumentado un 28 % el presupuesto del Servicio de Atención Domiciliaria, un 23 % el de la teleasistencia, un 14 % el de las escuelas municipales y un 20 % el del programa Respir.

Ayudas sociales para reducir la precariedad

Se han destinado 2.065 ayudas sociales a familias monoparentales, 2.001 de las cuales han sido concedidas a mujeres. También se han ampliado las ayudas para meriendas en los centros abiertos y diarios y para los centros infantiles de verano. En materia de vivienda, un análisis elaborado con perspectiva de género de las diferentes ayudas para pagar el IBI ha revelado que las mujeres representan un 76 % de las personas beneficiarias.

Etiquetas asociadas a la noticia