El Ayuntamiento protegerá los derechos del vecindario en las rehabilitaciones de viviendas

23/07/2018 15:25 h

Redacció

Durante los últimos años, en Barcelona se han incrementado las operaciones de rehabilitación ligadas a inversiones inmobiliarias de cariz especulativo en las cuales se reforman las viviendas para ponerlas posteriormente en venta. Esta práctica ha comportado en muchos casos la expulsión de las personas inquilinas de los pisos.

Con el objetivo de proteger los derechos del vecindario en las rehabilitaciones de viviendas, el Ayuntamiento de Barcelona está preparando una serie de modificaciones de la ordenanza reguladora de las licencias de obra para introducir más garantías para los inquilinos y evitar la expulsión de los barrios.

Así, el consistorio ha puesto en marcha los trámites para modificar la Ordenanza reguladora de los procedimientos de intervención municipal en las obras (ORPIMO).

La novedad más relevante que se incluirá es, que, para obtener la licencia de obras, los propietarios tendrán que presentar una declaración responsable donde se comprometan a realojar los vecinos y vecinas durante la rehabilitación y a permitir que vuelvan a sus viviendas una vez acabada la obra.

Los derechos de realojamiento y de retorno de las personas arrendatarias en caso de obras en el edificio ya están reconocidos tanto en la legislación española –Ley del suelo y rehabilitación urbana– como en la catalana –Ley del derecho a la vivienda y la ley de territorio, actualmente en tramitación–, pero el Ayuntamiento quiere aplicar sus competencias para asegurar que se hagan efectivos.

La obligatoriedad de presentar la declaración responsable permitirá al Ayuntamiento identificar los posibles incumplimientos de las obligaciones establecidas con el fin de denegar las licencias cuando sea necesario.

El plan de realojamiento

Por otro lado, se exigirá la presentación de un plan de realojamiento en el cual se tendrán que indicar cuáles son los pisos afectados por las obras, sus ocupantes legales y los propietarios del edificio en el momento de ejecutar las obras. También se tendrán que detallar las características de los alojamientos provisionales y la duración del realojamiento, así como los datos de los inquilinos con derecho de retorno.

Este plan tendrá que contar con un informe de evaluación por parte del Ayuntamiento que será imprescindible para el otorgamiento de la licencia de obra.

Será obligatorio presentar todos estos documentos para tramitar licencias y comunicados de:

  • Obras de gran rehabilitación
  • Incremento de volumen o techo edificable
  • Intervenciones globales en los fundamentos o estructura del edificio
  • Reformas con modificación del uso principal del edificio
  • Obras que comporten crear nuevas viviendas
  • Obras de reforma interior en dos o más viviendas de un edificio
  • Instalaciones de ascensores
  • Actuaciones en edificios catalogados
  • Demolición de edificios
  • Reformas de viviendas que modifiquen la distribución sin afectar a la estructura del edificio

Energía renovable y medidas de seguridad

Aparte de garantizar que los propietarios cumplirán los deberes de realojamiento, las novedades introducidas en el ordenanza tienen como objetivo promover la utilización de las energías renovables en los edificios de la ciudad.

Así, se facilitará la tramitación de las instalaciones solares térmicas para la producción de agua caliente sanitaria, así como de las instalaciones fotovoltaicas para producción de electricidad, de acuerdo con el Programa de Impulso a la Generación de Energía solar en Barcelona.

Por último, se ha incorporado a la ordenanza un protocolo para controlar y prevenir la incidencia de las obras en el subsuelo de las zonas que sirven de apoyo de infraestructuras o edificaciones. Esta medida contribuirá a reforzar la seguridad de las obras en la ciudad.