Hacia un turismo más desestacionalizado

Los datos de la temporada de verano del 2018 confirman la desestacionalización progresiva del turismo. Los 4,6 millones de personas que visitaron la ciudad entre junio y agosto, representan ya solo el 30 % del total del año.

04/10/2018 15:52 h

Ajuntament de Barcelona

Tanto una concentración menor en los periodos vacacionales como la descentralización de las visitas son clave para un turismo más sostenible y que impacte menos en la vida diaria de la ciudadanía. En este sentido, se orientan las actuaciones que se impulsan en el marco del Plan Estratégico de Rurismo 2020.

Se estima que en verano vinieron a Barcelona más de 4,6 millones de turistas, un poco más de la mitad de los cuales se alojó en los hoteles de la ciudad. El perfil del visitante es significativamente internacional y ya representa el 85 % del total.

También crece el gasto medio por persona y noche de los visitantes de la ciudad. Sin contabilizar el coste del transporte, el alojamiento y el paquete turístico, se estima que este gasto durante el primer semestre del año se sitúa por encima del umbral de los 100 euros para los que se alojan a los hoteles.

En la ciudad, los visitantes gastan el dinero en restauración (44,8 %), compras (21,6 %), entretenimiento (17,8 %) y transporte interno (12,3 %).

Una ciudad bien valorada

Barcelona recibe una buena valoración de los turistas que la visitan, que le dan una puntuación global de 8,8 sobre 10, valorando con buena nota aspectos como la amabilidad (8,5), la seguridad (8,2) y la limpieza (8).

Estas valoraciones corroboran los resultados del primer Índice de Reputación Online (IRON), que pone una nota de 8,4 según las valoraciones en internet de atractivos turísticos, alojamientos y restauración.

Noticias relacionadas