La batería antiaérea del Turó de la Rovira abre al público

31/03/2015 17:22 h

Meritxell Doncel

Se abre al público un recorrido arqueológico y museístico gratuito por los pabellones de la batería antiaérea del Turó de la Rovira, que han sido rehabilitados. También se han urbanizado los accesos a este y las calles de los alrededores.

Vídeo ‘Turó de la Rovira’

Con una vista de 360 ​​grados sobre la ciudad, el punto más alto del Turó de la Rovira esconde una antigua batería antiaérea que ya se puede visitar, gratis, una vez han sido terminadas las tareas de rehabilitación y musealización del pabellón de oficiales, el pabellón de la tropa y el puesto de mando. Los tres espacios tuvieron un papel destacado en la defensa de la ciudad ante los bombardeos de la aviación fascista durante la Guerra Civil, y también durante la posguerra, cuando la falta de vivienda popular favoreció la aparición del núcleo chabolista de los Canons, donde llegaron a vivir unas 600 personas.

El itinerario, que se completa con dos exposiciones sobre la red de refugios subterráneos y el fenómeno del barraquismo, es de acceso libre las 24 horas del día pero el Museo de Historia de Barcelona también ha diseñado visitas guiadas temáticas, con precios de entre 2 y 8,45 euros.

Un pulmón verde de 500 hectáreas

El Turó de la Rovira es uno de los ámbitos de intervención del proyecto del futuro parque central de Horta-Guinardó y Gràcia, que pretende convertir los Tres Turons en un pulmón verde habitado de la ciudad de más de 500 hectáreas, una superficie equivalente a la de Montjuïc.

“¡Esto ha cambiado mucho! Ahora sube mucha gente, antes no venían ni los basureros. Estábamos muy abandonados”, explica satisfecha María Maldonado, que vive al pie de la batería desde el 1947. En este mandato, en total, se habrán invertido 14 millones de euros en la reconfiguración de los Tres Turons. “Nuestra voluntad es que sea un parque con vida. Queremos que la gente que vive lo haga con dignidad, lo que conlleva el arreglo de las calles y de las vías de acceso”, ha explicado el alcalde de Barcelona, ​​Xavier Trias.

De hecho, se han urbanizado, priorizando a los peatones, las calles y las plazas de este entorno (Marià Labèrnia, Labèrnia, Panorama, Morató, plaza de la Font d’en Fargues, etc.), y se ha mejorado los equipamientos, como las instalaciones deportivas de la calle de Tenerife. Además, se prevé el arreglo de la calle de Mühlberg y se ha ampliado el recorrido del bus de barrio de la zona del Turó de la Rovira.