La plaza de Salvador Puig Antich se inaugura en el 42.º aniversario de su ejecución

05/03/2016 13:36 h

Ajuntament de Barcelona

La plaza de Salvador Puig Antich, que se encuentra en Roquetes (Nou Barris), ha quedado inaugurada este sábado, 5 de marzo, tres días después de que se cumplirsen 42 años de su ejecución en Barcelona por garrote vil, ordenada por el régimen franquista. El acto ha reunido a más de un centenar de personas, entre familiares, vecinos y autoridades, que han querido honrar su memoria.

El homenaje, que se ha preparado y consensuado con la familia Puig Antich, ha servido también como inauguración de un monumento, situado en la misma plaza, obra del arquitecto Nicolás Aparicio y del artista Gerard Cuartero. Es una alegoría a la libertad en forma de pasarela metálica convertida en un balcón sobre Barcelona, ​​la ciudad donde nació y murió Salvador Puig Antich. El monumento incluye una placa donde se pueden leer las fechas del nacimiento y de la ejecución de Puig Antich y el texto: “Víctima de la dictadura del general Franco, ejecutado por garrote vil.”

La alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, ha señalado: “Esta ciudad tiene muchas memorias que han querido ser borradas, pero la gente no lo ha permitido”, y ha reafirmado su apuesta por “la lucha por los derechos y las libertades, que hacen que memorias como la de Puig Antich lleguen hasta la fecha”. Colau ha asegurado también: “Barcelona tiene muchas memorias, no todas reconocidas de la misma manera, y también tiene un alma anarquista, libertaria, feminista y antisistema de la que nos sentimos muy orgullosos.”

Por su parte, Montserrat Puig Antich ha leído una emotiva carta dirigida a su hermano con la que ha recordado su figura y ha lamentado que en un estado “que se considera democrático” aún no se haya reabierto el caso a pesar de las irregularidades del proceso: “Todavía no ha sido posible, pero todo llegará y nos darán la razón. No pensamos abandonar esta lucha.

Objetivo: revisar el juicio militar

La plaza de Salvador Puig Antich se dignificó a principios del 2015, después de que el Ayuntamiento de Barcelona acordara, en el 2014, apoyar a la familia Puig Antich en el propósito de revisar el juicio militar de Salvador Puig Antich, restituir la verdad y revocar la sentencia de muerte. El apoyo se articuló en forma de declaración institucional, que también expresaba el compromiso de renovar el espacio para que se convirtiera en un lugar para su memoria.