El uso de bicis y motos compartidas, condicionado al cumplimiento de la normativa y a una buena conducta

El acceso al servicio de motos y bicicletas de uso compartido estará condicionado a la buena conducta de los usuarios y usuarias, que podrán ser expulsados del sistema si incumplen la normativa. Ahora empieza el periodo para que las empresas soliciten las licencias para poder operar en la ciudad, y la regulación será efectiva a partir del 1 de enero de 2020.

08/10/2019 15:14 h

Ajuntament de Barcelona

Los usuarios y usuarias del servicio de motos y bicicletas de uso compartido deberán seguir el código de buenas prácticas, que promueve una conducción responsable, sostenible y cívica. Las conductas que pueden suponer la expulsión del servicio son:

  • Conducir con una tasa de alcohol superior a la permitida.
  • Conducir bajo la influencia de las drogas.
  • Conducir de manera temeraria o imprudente.
  • Permitir el uso del vehículo a una persona que no sea la registrada.
  • Conducir sin el permiso de circulación.
  • Llevar como pasajero a una persona menor incumpliendo las normas vigentes.
  • Utilizar el vehículo para cometer delitos.

Cero emisiones

El periodo de tramitación de las licencias ya se ha iniciado y terminará a finales de año. Se prevé que los operadores de motos y bicicletas de uso compartido puedan ofrecer el servicio al amparo de la normativa municipal a partir del 1 de enero de 2020.

La licencia para los vehículos será obligatoria e intransferible, costará 71,51 por vehículo al año y durará tres años, prorrogables a un año más. La regulación prevé un total de 3.975 licencias para bicicletas y 6.958 para motos, con un máximo de 1.325 y 2.319 vehículos, respectivamente.

Este límite permitirá doblar prácticamente el parque de vehículos que operan actualmente en Barcelona, siempre que cumplan las condiciones establecidas por la nueva normativa: deben ser vehículos sostenibles y deben estacionarse en los sitios habilitados, se debe garantizar el acceso municipal a los datos, el servicio debe distribuirse de manera óptima entre los distritos y está prohibido ceder las licencias otorgadas.

Sanciones en caso de infracción

En caso de incumplimiento de las condiciones de uso del espacio público, se impondrán sanciones de 450,76 euros. Además, el Ayuntamiento también podrá:

  • Comisar vehículos si se utilizan una vez extinguida la licencia.
  • Revocar la licencia si no se hace uso del vehículo durante un periodo superior a veinte días.
  • Revocar la licencia si el interés público lo justifica.

Ordenar el espacio público y proteger a los peatones

La movilidad compartida ayuda a combatir la contaminación, a fomentar el uso de la bicicleta y el transporte público y a impulsar el vehículo eléctrico.

El nuevo marco regulador servirá para minimizar los efectos negativos en la ocupación del espacio público y la seguridad vial de este tipo de movilidad en la ciudad.

Etiquetas asociadas a la noticia