El sobresfuerzo económico de las personas con discapacidad

Las personas con discapacidad sufren un agravio económico que se sitúa, de media, entre los 17.700 y los 41.200 euros anuales, tal como se desprende del estudio “Agravio económico de las personas con discapacidad de la ciudad de Barcelona”, una investigación pionera en el ámbito catalán y estatal que evidencia que las personas con discapacidad tienen que hacer un sobresfuerzo económico que se acentúa según la edad y el tipo de discapacidad.

03/12/2019 10:28 h

Ajuntament de Barcelona

Puedes consultar el estudio completo aquí.

Las personas con discapacidad sufren un agravio económico que se sitúa, de media, entre los 17.700 y los 41.200 euros anuales. Esta cantidad puede incrementarse notablemente según las necesidades de apoyo de la persona y los costes directos o indirectos de esta situación. La cifra varía enormemente en función de la edad o el tipo de discapacidad, pero en todo caso evidencia la necesidad de que las administraciones públicas tomen medidas específicas para paliar este agravio, dado que puede llegar a ser una causa de exclusión social.

El estudio “Agravio económico de las personas con discapacidad de la ciudad de Barcelona”, elaborado con datos del 2017, cuantifica el sobreesfuerzo económico que asumen las personas con discapacidad y sus familias para mantener sus estándares de vida.

Se trata de un estudio referente en este tema en Cataluña y el Estado que se ha dado a conocer con motivo del Día Internacional de la Discapacidad. El trabajo ha sido impulsado por el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD) y el Comité Catalán de Representantes de Personas con Discapacidad (COCARMI), y lo ha elaborado la Escuela Superior de Comercio Internacional de la Universidad Pompeu Fabra (ESCI-UPF). También se ha consultado a personas expertas de entidades como la Federación ECOM, la Federación Catalana de Discapacidad Intelectual (Dincat), la Federación Salud Mental Cataluña y la ONCE.

Variables incluidas en el estudio

Las cifras suponen una aproximación cuidadosa a la realidad actual, pues para llegar a cuantificar el agravio económico se han tenido en cuenta los costes directos de todos los recursos necesarios para satisfacer las necesidades concretas de cada persona y los costes indirectos, que incluyen los valores económicos que representa la pérdida de oportunidades del individuo y de su entorno. Así, se han analizado aspectos como el laboral o el tiempo y la calidad de vida de las personas del entorno. En cuanto a los ingresos, se han medido las deducciones, las prestaciones y las ayudas existentes.

Adicionalmente, se han tenido en cuenta hasta trece perfiles diferentes de discapacidad para incluir todos los tipos y necesidades de apoyo (tres niveles de discapacidad física, tres de discapacidad intelectual, tres de trastornos mentales, dos de discapacidad visual y dos de discapacidad auditiva).

Finalmente, y con el objetivo de obtener datos todavía más exactos, se ha ponderado el importe del agravio económico según el peso de la población con cada una de las necesidades de apoyo.

Recomendaciones de mejora

Más allá de cifrar el agravio económico, el estudio constata la necesidad de que se articulen políticas públicas efectivas con el fin de compensar esta situación y reducir las situaciones de exclusión social que se puedan derivar.

Etiquetas asociadas a la noticia