Más control para los vehículos de movilidad personal en Ciutat Vella

Desde principios de año se han denunciado en Ciutat Vella cerca de 2.800 vehículos de movilidad personal con uso comercial por incumplir la normativa que les prohíbe la circulación fuera de las rutas determinadas.

14/08/2018 16:12 h

Ajuntament de Barcelona

Durante los meses de verano la vigilancia se hace más intensa, como consecuencia de un uso más intenso de este tipo de vehículos. Es por eso que a los ocho agentes cívicos que trabajan en la zona de la Barceloneta se suman seis patrullas del cuerpo de la Guardia Urbana con tareas específicas que incluyen la de velar por el cumplimiento de esta normativa.

Desde enero del 2018, la Guardia Urbana ha denunciado en Ciutat Vella, en total, 2.797 bicicletas y vehículos. En el mismo periodo del 2017, la cifra fue de 1.343.

La denuncia de los vehículos en la vía pública no ha sido la única medida. Se han llevado a cabo diez inspecciones en diferentes locales de vehículos de movilidad personal, en los que se han inmovilizado 98 vehículos, y se han efectuado 8 ingresos en depósitos.

Mejorar la vida del vecindario

La restricción de los vehículos de movilidad personal es una actuación enmarcada en el plan de vecindad de Ciutat Vella, que está en marcha desde Semana Santa. El objetivo de este plan es mejorar la vida de los vecinos en los barrios del distrito, garantizar el equilibrio entre la vida vecinal y los demás usos que se dan en el espacio público y fomentar la convivencia.

Una regulación que se extiende a toda la ciudad

En verano del 2016 se aplicaba por primera vez una regulación en el frente marítimo con el fin de restringir la circulación de segways y vehículos de movilidad personal de uso comercial. Esta regulación se amplió, en el año 2017, a todo el distrito de Ciutat Vella y al resto de vehículos de movilidad personal, independientemente de sus dimensiones.

Este año, la modificación de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos se aplica a toda la ciudad desde el 1 de julio y permite que sean los mismos distritos los que decidan si hace falta ejecutar restricciones específicas en zonas de más presencia de estos vehículos, como Ciutat Vella, donde solo pueden desplazarse por dos rutas ya determinadas, que les permiten cruzar el distrito de norte a sur y de este a oeste.

En concreto, la restricción se aplica sobre tres tipos de vehículos:

  • Tipo A: Vehículos de movilidad personal de dimensiones más pequeñas, patinetes eléctricos pequeños, rueda eléctrica y plataforma eléctrica.
  • Tipo B: Vehículos de movilidad personal de dimensiones mayores, patinetes eléctricos grandes y segways.
  • Tipo C1: Ciclos de más de dos ruedas con uso comercial o de ocio.

La ordenanza prevé multas de hasta 100 euros para las infracciones de carácter leve, de hasta 200 euros para aquellas de carácter grave y de 500 euros en casos muy graves. Los vehículos de uso personal no se verán afectados por el decreto de restricción y tendrán que respetar lo que estipula la ordenanza.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas